UN BUEN DÍA LO TIENE CUALQUIERA

    29
    Titulo original: Un buen día lo tiene cualquiera
    Año: 2007
    País: España
    Duración: 84 min.
    Dirección: Santiago Lorenzo
    Guión: Santiago Lorenzo
    Música: Malcolm Scarpa

    Intérpretes

    Diego Martín, Roberto Álamo, Yolanda Font, Antonio Molero, Ana Otero, Juan Antonio Quintana y María Ruiz.

    Premios

    Seleccionada para la competición del Festival de Málaga.

    Sinopsis

    Arturo (Diego Martín) pierde su empresa y su casa por culpa de una mala inversión, y además a su novia. Harto de vivir a salto de mata, decide opositar. Joaquín (Roberto Álamo), antiguo amigo del colegio y buscavidas profesional, que tiene despacho y cama en un bar, le convence para que se aproveche de un plan social del ayuntamiento de Valladolid, ciudad en la que viven los dos, en el que ancianos solitarios acogen en sus casas a estudiantes jóvenes sin recursos por un alquiler ínfimo. Arturo, que ni es estudiante y hace tiempo que dejo de ser joven, falsifica la solicitud y entra a vivir con Onofre (Juan Antonio Quintana), un anciano bajo cuya apariencia afable se esconde un auténtico Mr. Hyde. Todo sería perfecto sino fuera porque Arturo se ve acosado por la asistente social, y porque Onofre es un anciano hiperactivo, manipulador y mentiroso, que demanda una atención absoluta que impide a Arturo concentrarse en sus estudios. Cuando la ansiedad verborreica del anciano se convierte en creciente agresividad, Arturo, desesperado, se plantea abandonarlo todo. Sin embargo, Joaquín le persuade para que continúe, aún a riesgo de su integridad física. Él necesita que Arturo siga viviendo en ese infierno para llevar a cabo sus propios planes.

    Comentario

    Una mirada irónica al problema de la vivienda, la historia de un hombre que pierde trabajo y casa, vista por Santiago Lorenzo que firma aquí su segundo largometraje tras "Mamá es boba", realizada diez años antes que ésta. Es una la película que habla, con humor, de los que no tienen casa o de los que la tienen y no quieren ir a ella, pasándose la vida en los bares.