TRAIDOR A SU PATRIA (1956)

    192
    Titulo original: The Rack
    Año: 1956
    País: EE.UU.
    Duración: 100 min.
    Dirección: Arnold Raven
    Guión: Stewart Stern y Rod Serling, basado en un drama para la televisión escrito por Rod Serling
    Música: Adolph Deutsch. Temas musicales: "The Last Time I Saw Paris".

    Intérpretes

    Paul Newman, Wendell Corey, Walter Pidgeon, Edmond O'Brien, Anne Francis, Lee Marvin, Cloris Leachman, Robert Burton, Robert F. Simon, Trevor Bardette, Adam Williams, James Best, Fay Roope, Barry Atwater, Don Anderson, James Anderson, David Bair, Benjie Bancroft, Robert Blake, John Carlyle, Dick Cherney, Sidney Clute, Willa Pearl Curtis, Roy Damron, Harry Denny, George DeNormand, Darren Dublin, Michael Dugan, Virginia Eiler, Elzie Emanuel, Kay English, Charles Evans, Charles Fogel, George Ford, Raoul Freeman, Robert Haines, Jean Hartelle, Tex Holden, Shep Houghton, Bobby Johnson, Tim Johnson, Dean Jones, William Justine, Byron Kane, Lois Kimbrell, Wallace Earl Laven, Len Lesser, Art Lewis, Avon Long, Mary McAdoo, Carroll McComas, Philo McCullough, Frank McLure, Eve McVeagh, William Meader, Frank Mills, Hans Moebus, Ralph Montgomery, Kathleen Mulqueen, Jimmy Murphy, Paul Newlan, Jess Osuna, Emma Palmese, Murray Pollack, Grandon Rhodes, Victor Romito, John Roy, Willard Sage, Aaron Saxon, Burt Steiner, Norman Stevans, William Stevens, Ray Stricklyn, Charles Tannen, Rod Taylor y Russ Whitney.

    Sinopsis

    Guerra de Corea (1950-1953). Tras pasar dos años en una cárcel norcoreana, el Capitán Edward Hall (Paul Newman) del ejército norteamericano regresa a su país siendo juzgado en un tribunal militar acusado de colaborar con el enemigo. Durante el proceso vamos conociendo los antecedentes familiares del oficial –con un hermano muerto en la guerra y un padre considerado un héroe en el ejército–, y cómo le lavaron el cerebro hasta renegar de su patria.

    Comentario

    Adaptación de una obra emitidamente previamente por televisión escrita por Rod Serling, una película propagandística de la Guerra Fría con tono de drama judicial, que el impersonal Arnold Laven realiza con discreta eficacia muy poco estimulante, desarrollada casi exclusivamente entre las cuatro paredes de la sala del tribunal. Se salva gracias a la interpretación de Paul Newman, que afrontó como un proyecto meramente alimenticio tras su espléndido trabajo en "Marcado por el odio". Un ex-combatiente en la Guerra de Corea es sometido a un juicio por traición, una historia que trata muy por encima el horrible hecho de ser sometido a tortura psicológica por el enemigo hasta que la voluntad queda doblegada y aquél consigue lo que quiera. Puede entreverse, por la época, cierta crítica a la famosa caza de brujas de Hollywood llevada a cabo por el senador McCarthy.