TOM HORN

    120
    Titulo original: Tom Horn
    Año: 1979
    País: EE.UU.
    Duración: 98 min.
    Dirección: William Wiard
    Guión: Thomas McGuane y Bud Shrake.
    Música: Ernest Gold.

    Intérpretes

    Steve McQueen, Linda Evans, Richard Farnsworth, Billy Green Bush, Slim Pickens, Peter Canon, Elisha Cook Jr., Roy Jenson, James Kline, Geoffrey Lewis, Harry Northup, Steve Oliver, Bill Thurman, Bert Williams, Bobby Bass, Mickey Jones, B. J. Ward, Richard Brewer, Mel Novak, Tom Tarpey, Bob West, Richard Kennedy, Larry Strawbridge, Pat E. Johnson, Jim Two Dogs Burgdorf, Jerry Wills, Walter Wyatt y Bob Orrison.

    Sinopsis

    Tom Horn (Steve McQueen) es una leyenda viva, se dice que fue quién capturó al famoso jefe apache Gerónimo y que trabajando para la famosa agencia de detectives Pinkerton, abatió a 17 hombres. Pero estamos en 1901, la vida salvaje del lejano oeste ya no existe, y Horn llega a Hagerville, en Wyoming a la búsqueda de un trabajo acorde con su capacidad como cowboy y tirador, Un grupo de rancheros, atraídos por su fama, decide contratarle para que acabe con los ladrones de ganado. La eficacia de Horn es muy grande, lo que provoca los celos del sheriff local, Joe Belle (Billy Green Bush), logrando aunar a los rancheros en su contra. Solo la maestra del pueblo Glendolene (Linda Evans), le comprende y sabe que Horn no busca quitarle el trabajo a nadie. Cuando muere un muchacho de quince años las cosas se complican enormemente para Horn.

    Comentario

    Penúltima película que protagonizó Steve McQueen, un western desmitificador que se inspira lejanamente en un personaje real. Cuenta con unos ingeniosos diálogos y una estupenda fotografía que firma John A. Alonzo. Curiosamente fue un proyecto que pasó por diversas vicisitudes, pues fue Robert Redford quién primero se interesó por este personaje, que los productores se lo dieron finalmente a Steve McQueen que llevaba varios años alejado del cine. Fue el propio McQueen quien despidió a James William Guercio, el primer director a los pocos días del rodaje, proponiendo en su lugar a William Wiard, que fue quién firmó la película.