TODOS SOMOS NECESARIOS (1956)

    Titulo original: Todos somos necesarios / Ritorno alla vita
    Año: 1956
    País: España - Italia
    Duración: 84 min.
    Dirección: José Antonio Nieves Conde
    Guión: Faustino González-Aller y José Antonio Nieves Conde.
    Música: Miguel Asíns Arbó.

    Intérpretes

    Alberto Closas, Francisco Rabal, Manuel Alexandre, Ferdinand Anton, Rafaela Aparicio, Lída Baarová, Rafael Calvo Revilla, José Calvo, Roberto Camardiel, José Capilla, Juan Cazalilla, José Marco Davó, Francisco del Busto, Fernando Delgado, Rafael Durán, José Franco, Julio Goróstegui, Elena Guillmain, Albert Hehn, Casimiro Hurtado, Josefin Kipper, Juan Lafuente, Folco Lulli, José María Martín, Joaquín Mas, Antonio Moreno, Faustino Ocaña, Francisco Ocaña, Juan Olaguivel, Erasmo Pascual, Carmen Pastor, Rainer Penkert, José Prada, José Riesgo, Lorenzo Robledo, Elías Rodríguez, Pepe Rubio, Nora Samsó, José Sepúlveda, Josefina Serratosa, Javier Terol, Leopoldo Trieste, Mirella Uberti, Pedro Valdivieso, Aníbal Vela, Antonio Velasco, Rolf Wanka y Ángel Álvarez.

    Premios

    Premio a la Mejor Película Española, al Mejor Director, al Mejor Guion y al Mejor Actor (Alberto Closas) en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián.

    Sinopsis

    Tres hombres, cumplida su pena, abandonan la prisión. Son Julián (Alberto Closas), un médico responsable de la muerte de un paciente, Ferdinand (Nicolás Antón), un individuo que cometió estafa para poder casarse con su novia e Inista (Folco Lulli), un ratero habitual. Su estancia en prisión y sus preocupaciones han creado en ellos un sentimiento de rencor para con la sociedad. Se dirigen a la estación de ferrocarril próxima para regresar a sus hogares y allí constatan que los empleados les tratan como expresidiarios. Durante el viaje de regreso al hogar, tendrán ocasión de mediar en un conflicto humano; el tren queda detenido por la nieve y el médico, privado del derecho a ejercer su profesión, se ve obligado a hacer una operación de urgencia con los materiales que encuentra a mano, a un niño enfermo de difteria, hijo de unos padres ricos, que necesita ser operado con urgencia, al que salva la vida mientras que el ladrón pierde la vida al ir andando al pueblo cercano en busca de ayuda.

    Comentario

    español de la época se entendía como tal, más bien un canto a la solidaridad, con guión y dirección de José Antonio Nieves Conde (“Surcos”), un director al que el tema nunca le fue ajeno. La historia de tres ex presidarios que viajan en un tren que queda detenido por la nieve es tratada por Nieves Conde con un ejercicio de estilo, donde la cámara apenas sale del interior del tren, y con un insólito plano subjetivo de la garganta de un niño sangrando tras ser cortada por una navaja de barbero.