TODO IRÁ BIEN (2010)

    Titulo original: Alting bliver godt igen
    Año: 2010
    País: Dinamarca
    Duración: 90 min.
    Dirección: Christoffer Boe
    Guión: Christoffer Boe
    Música: Sylvain Chauveau y Peder Pedersen

    Intérpretes

    Benjamin Boe Rasmussen, Dulfikar Al-Jabouri, Igor Radosavljevic, Jens Albinus, Nicolas Bro, Ozlem Saglanmak, Rasmus Botoft, Thomas Høite Meersohn, Marijana Jankovic, Muhammed Tehaibech, Stig Elkjær Nielsen, Viktor Melnikov, Daniel William Nielsen, Paprika Steen, Manuel Alberto Claro, Søren Malling, Olaf Johannessen, Per Sigurdur Jeppesen, Signe Skov, Per Linderoth, Marcus Aurelius Nicolas Christensen, Henning Moritzen, Kenneth M. Christensen, Bende Kallenbach, Frank Strathe, Jacob Nielsen, Oliver Grubb Hoffmeyer, Knud Romer Jørgensen, Emilie Bøttger, Petra Spindler, Jan Monczka, Leos Jurácek, Michael Rones y Miroslav Hrabe.

    Sinopsis

    Jacob Falk (Jens Albinus) es un tipo corriente que unas noche atropella a un hombre con su coche en la oscuridad de una carretera poco concurrida. Asustado, decide abandonar el cadáver del peatón y se da a la fuga, llevándose una bolsa propiedad de la víctima. En su interior, contiene unas comprometidas fotografías de las torturas de unos soldados daneses a quienes parecen ser prisioneros de guerra. Tras contactar con su hermana, periodista, se da cuenta de que lo que se haya en su poder es algo grande que afecta a lo más profundo del Estado. Jacob quiere denunciar los hechos para calmar su sentimiento de culpa por el accidente, pero su plan se viene abajo cuando la policía y ciertos políticos corruptos tratan de silenciar el caso.

    Comentario

    Thriller, con tintes dramáticos, del realizador danés Christoffer Boe que sigue los principios estéticos y visuales del llamado movimiento Dogma. Este director, claramente influenciado por el mago del suspense Alfred Hitchcock, consiguió llamar la atención de la crítica especializada y del público indie europeo con “Reconstruction”, su ópera prima en el campo del largometraje que le supuso el Golden Camera del Festival de Cine Internacional de Cannes y el premio al Director del año del FIPRESCI en el Festival de San Sebastián en 2003. Una atmósfera inquietante y desasosegadora atrapa al espectador en una historia de suspense en la que un director de cine se ve inmerso en una mastodóntica conspiración gubernamental que trata de ocultar los desmanes cometidos por sus soldados con prisioneros de guerra mientras nuestro protagonista intenta revelarlo a la opinión pública cueste lo que cueste. Como en sus anteriores obras, de nuevo la obsesión, los celos enfermizos y la búsqueda de la propia identidad son los temas que subyacen en la trama.