TODO ES POSIBLE EN GRANADA (1981)

    Titulo original: Todo es posible en Granada
    Año: 1981
    País: España
    Duración: 81 min.
    Dirección: Rafael Romero Marchent
    Guión: Rafael Romero Marchent y Vicente Coello, a partir de un argumento de José Luis Sáenz de Heredia y Carlos Blanco.
    Música: Gregorio García Segura. Temas musicales: “Mi carro”, interpretado por Manolo Escobar; “Mujeres y vino”, interpretado por Manolo Escobar; “La Minifalda”, interpretado por Manolo Escobar; “Yo soy un hombre del campo”, interpretado por Manolo Escobar; “Que guapa estás”, interpretado por Manolo Escobar; “El Porrompompero”, interpretado por Manolo Escobar; “Granada”, interpretado por Manolo Escobar; y “Ni se compra”, interpretado por Manolo Escobar

    Intérpretes

    Manolo Escobar, Tessa Hood, Manolo Gómez Bur, Luis Varela, Rafael Alonso, Luis Barbero, Félix Dafauce, José Moreno, Francisco Nieto, Emilio Fornet y Rafael Romero Marchent

    Sinopsis

    Manolo Ortega (Manolo Escobar) es guía turístico en Granada y, por las noches, actúa en una cueva del Sacromonte. Posee una pequeña parcela totalmente árida, y sin embargo, no quiere vendérsela a una Compañía americana de prospecciones de uranio. A España viene Margaret, Directora General de la compañía. No consigue convencer a Manolo en el terreno comercial, y se decide que debe encandilarlo. Estrechan su amistad y el le confiesa que allí está enterrado un tesoro que descubrió un antepasado suyo por medio del encantamiento. Como no se encuentra el pergamino con la invocación, los asesores de Margaret hacen uno falso. Ante el conjuro no se abre la tierra y ella le confiesa la verdad. Manolo, al fin, vende, desilusionado por haber sido engañado por la mujer que ama. Pero vence el amor y vivirán con la ilusión de que algún día sus hijos también creerán en la historia, y, tal vez, aparezca el tesoro.

    Comentario

    Remake de una película de 1954 que dirigió José Luis Sáenz de Heredia y protagonizó la estadounidense Merle Oberón, que aquí, bajo la dirección de Rafael Romero Marchent se adapta al servicio de Manolo Escobar. La trama, con un jovial y cantarín guía turístico, propietario de unos terrenos que una compañía norteamericana pretende comprar por descubrirse en ellos un rico yacimiento de uranio, es una mera excusa para arropar unas cuantas canciones de Escobar, entre ellas algunas de las más famosas, como “El Porrompompero”, “Mi carro” o “La minifalda”, que en su personaje al negarse a vender obliga a los americanos a urdir un plan valiéndose de los encantos de una mujer.