THE SKY CRAWLERS

    15
    Titulo original: Sukai kurora
    Año: 2008
    País: Japón
    Duración: 122 min.
    Dirección: Mamuro Oshii
    Guión: Chihiro Itou, basado en las novelas homónimas de Hiroshi Mori
    Música: Kenji Kawai. Tema musical: "Kon'ya mo hoshi ni dakarete...", interpretado por Ayaka

    Premios

    Premio Future Film el Festival de Cine de Venecia Premio a la Mejor Banda Sonoria Original, Premio del Jurado Joven y Premio de la Crítica en el Festival de Cine de Sitges


    Sinopsis

    En un mundo alternativo actual sin guerras, se ha desarrollado una genética que permite a los niños ser eternamente jóvenes. Sin embargo, para que esta situación sea sostenible es necesario que se desarrolle una guerra que puede ser contemplada como un espectáculo por televisión. Los pilotos que luchan en este crudo montaje son niños inmortales que responden al nombre de ‘Kildren’. Estos adolescentes son los protagonistas involuntarios de duelos aéreos a vida o muerte que se retransmiten por televisión para goce del público. Yûichi Kannami desconoce cuál va a ser su cruel destino, pero está convencido de que ha nacido para pilotar aviones de combate. Su relación con la comandante Kusanagi le va a llevar a conocer los contrastes de la vida.

    Comentario

    El director japonés Mamoru Oshii adapta para la gran pantalla la exitosa novela de Hiroshi Mori, logrando tres premios en el Festival de Sitges. Se trata de un filme manga, un género que gana adeptos en todo el mundo, al mismo tiempo que se supera a sí mismo en calidad técnica. La novela homónima de Hiroshi Mori es una serie de seis volúmenes que se ha convertido en todo un superventas en Japón. Con dosis de acción, ciencia ficción y algo de discurso político, esta parábola nos sitúa en un mundo sin guerras en el que la juventud sólo tiene un destino: enfrentarse a vida o muerte en combates aéreos. El encargado de llevar todo este entramado de animación a la gran pantalla ha sido el aclamado Mamoru Oshii, con experiencia tanto en acción real (“Avalon”) como en manga (“Ghost in the Shell”). Mamoru Oshii presta su animación elegante y detallada a esta parábola sobre el mundo moderno, en el que la juventud ha perdido todo tipo de esperanzas. Una película de dibujos de colores suaves y brillantes que esconde un fuerte y necesario discurso político.