THE PHANTOM. EL HOMBRE ENMASCARADO

    118
    Titulo original: The Phantom
    Año: 1996
    País: EE.UU. - Australia
    Duración: 100 min.
    Dirección: Simon Wincer
    Guión: Jeffrey Boam, basado en caracteres del personaje creado para el cómic por Lee Falk
    Música: David Newman

    Intérpretes

    Billy Zane, Treat Williams, Kristy Swanson, Catherine Zeta-Jones, James Remar, Cary-Hiroyuki Tagawa, Bill Smitrovich, Casey Siemaszko, David Proval, Joseph Ragno, Samantha Eggar, Jon Tenney, Patrick McGoohan, Robert Coleby, Al Ruscio, Leon Russom, Bernard Kates, John Capodice, Bo Kane, William Jones, John Prosky, Alan Zitner, Dane Carson, Chatpong 'Jim' Petchlor, Dane Farwell, Jared Chandler, Radmar Agana Jao, William Zappa, Agoes Widjaya Soedjarwo, Clint Lilley, Jo Phillips, Austin Peters, Victor Madrona, Valerie Flueger y Rod Dailey

    Sinopsis

    Año 1938. Todos respetan en la selva de Bengala al “espíritu que camina”, un misterioso enmascarado, descendiente de una saga de héroes que son ley en la selva de Bengala, que allí impone su ley. Ahora se enfrenta a una secta de piratas que está a punto de apoderarse de tres calaveras dotadas de tan excepcionales poderes que estarían en condiciones de someter al mundo. «El espíritu que camina» tendrá que viajar a Nueva York para enfrentarse a un poderoso millonario llamado Xander Drax (Treta Williams), que está aliado con esta secta secreta de piratas. El hombre enmascarado impedirá que el malvado obtenga los preciados objetos a la vez que en Nueva York encontrará a la mujer de su vida.

    Comentario

    Un nuevo enmascarado que como sus antecesores procede también del cómic. Este personaje, cruce de acción y aventuras, que se inspira en las aventuras creadas por Lee Falk en 1936, conocidas en España como “El hombre enmascarado”, se aprovecha de las convenciones habituales tanto de los enmascarados como de los héroes justicieros de los años 20 y 30 para jugar y recrear una época sin traicionar a sus orígenes de la novela gráfica. Dirige Simon Wincer, responsable de “Liberad a Willy”.