THE ASSASSIN (2015)

    17
    Titulo original: Nie yinniang
    Año: 2015
    País: Taiwan
    Duración: 105 min.
    Dirección: Hou Hsiao-Hsien
    Guión: Hou Hsiao-Hsien, Chu Tien-Wen, Hsieh Hai-Meng y Zhong Acheng, basado en una historia corta de Pei Xing
    Música: Lim Giong

    Intérpretes

    Qi Shu, Chen Chang, Satoshi Tsumabuki, Shao-Huai Chang, Hsieh Hsin-Ying, Juan Ching-Tian, Zhen Yu Lei, Fang Mei, Dahong Ni, Jacques Picoux, Fang-yi Sheu, Chun Shih, Mei Yong y Yun Zhou.

    Premios

    Premio al Mejor Director en el Festival Internacional de Cine de Cannes Seleccionada para la Sección Perlas del Festival Internacional de Cine de San Sebastián

    Sinopsis

    China, siglo IX. Nie Yinniang, la hija de diez años del general, es secuestrada por una monja que la inicia en las artes marciales, transformándola en una extraordinaria asesina encargada de eliminar a los gobernadores locales crueles y corruptos. La joven crecerá en la sabiduría milenaria de la muerte cierta. Un día Nie Yinniang (Shu Qi), después de fracasar en una misión, su maestra la envía a donde nació, y le ordena matar al hombre al que estaba prometida, un primo que controla la mayor zona militar del norte de China. Después de pasar 13 años en el exilio, la joven debe enfrentarse a sus padres, a sus recuerdos y a esos sentimientos que lleva tanto tiempo reprimiendo. Nie Yinniang está obligada a cumplir con las órdenes de su maestra, así que debe escoger: sacrificar al hombre que ama o romper para siempre con la disciplina sagrada de la orden de los asesinos.

    Comentario

    El veterano director taiwanés Hou Hsiao-Hsien (“El maestro de marionetas”, "Flores de Shanghai") realiza por primera vez en su carrera una película de capa y espada ambientada en China en el siglo IX. La historia, situada en el siglo IX, de una joven secuestrada por una monja. La joven crecerá en la sabiduría milenaria de la muerte cierta. Cuando la maestra obligue a su pupila a volver a su tierra para acabar con la vida de los que tiempo atrás fueron los suyos ya nada tendrá remedio.