TESTIGOS OCULTOS

    31
    Titulo original: Testigos ocultos
    Año: 2003
    País: Argentina - España
    Duración: 95 min.
    Dirección: Nestor Sanchez
    Guión: Ramón Aguilera y Néstor Sánchez Sotelo.
    Música: Pablo Sala.

    Intérpretes

    Fernando Aguilar, Fernando Guillén Cuervo, Carolina Touceda, Martín Loza, Martín Coria, Esther Goris, Walter Balzarini, Noemí Morelli, Ana María Ambas, Enrique Sdrech, Carolina Corral, Alejandro Fiore, Gabriel Juri, Rolly Serrano y Ernesto Torchia.

    Sinopsis

    María José, apodada Majo (Carolina Touceda) es una joven prostituta que forma parte de una pequeña empresa de extorsión junto a su socio Fede (Martín Loza). Ella hace la calle y su compañero filma todo el proceso con una cámara oculta. Luego Fede sólo tiene que contactar con los desprevenidos clientes y amenazarles con enseñar la grabación a sus esposas. Muy poco riesgo y grandes beneficios que se van en pagar las trampas en las que se han ido metiendo a causa de las drogas y el alcohol. A la vez, Majo está en tratos con Iván Odesky (Fernando Guillén Cuervo), agente judicial, para ayudarle a desenmascarar al líder de una secta que opera en diferentes lugares de América y que parece tener en su finca El Paraíso a algunos niños desaparecidos en otros países. El agente, sospecha que se les utiliza en alguna trama sexual encabezada por el líder de la secta. Majo, es la víctima utilizada por todos. Su compañero Federico, que hace las veces de chulo, se aprovecha de su trabajo para vivir del cuento y pagarse toda la droga que necesita. Iván Odesky, el agente judicial, la utiliza como informante con la amenaza permanente de llevarla a la comisaría. Y, por último, Gerard, el jefe de la secta, quiere atraerla a su congregación para utilizarla como a un títere igual que a los demás.

    Comentario

    Néstor Sánchez Sotelo (Almas navegando en soledad), debutó como director y guionista con Testigos ocultos, película con la que desciende con seguridad al submundo porteño para contar una historia a medio camino entre la intriga y el relato social. Ambientada en los barrios bajos de Buenos Aires, retrata con cierto naturalismo la peripecia vital de esta prostituta de 18 años que se ve perdida en el laberinto de los desheredados y con unos dudosos compañeros de viaje. Fernando Guillén Cuervo (Tiovivo c. 1950, Los novios búlgaros) es el agente judicial Iván Odesky, papel en el que el barcelonés luce un correcto acento porteño. Otro actor español, Fernando Aguilar (Mala uva, Los Serrano), es el empresario francés Gerard Suarez Folk al que la policía cree un corruptor de menores. Junto a ellos, la joven argentina Carolina Touceda realiza un convincente trabajo encarnando a la prostituta Majo.