TERESA DE JESÚS (1961)

    14

    Teresa de Ahumada (Aurora Bautista), joven de carácter alegre un tanto ligero, se deja galantear al mismo tiempo por un primo suyo y un caballero principal, provocando entre ellos un lance, en el que tiene que intervenir el padre de Teresa. Las palabras que éste le dice con motivo de la querella son recordadas por Teresa en el convento de la Encarnación, donde ha profesado tras una breve estancia en el convento de las Agustinas de Gracia donde es enviada por su padre. Teresa se mortifica en un camino plagado de dudas que la conduce hasta la comunión con su esposo -Jesucristo crucificado- quien por fin le otorga el don que siempre se le ha negado: el de las lágrimas. El milagro de la aparición de fray Pedro (Roberto Tordesillas), enfermo y a muchos kilómetros de Ávila, que sirve para conseguir fondos a fin de fundar el nuevo convento. A lo largo de su vida, Teresa prosigue con su labor de fundar conventos de carmelitas descalzas, plasmando en sus libros sus místicas visiones mientras que el enfrentamiento con la jerarquía eclesiástica ha de ser suavizado para no estimular la ira censora.