TENEMOS QUE HABLAR DE KEVIN (2011)

    Titulo original: We Need to Talk About Kevin
    Año: 2011
    País: EE.UU. - Gran Bretaña
    Duración: 112 min.
    Dirección: Lynne Ramsay
    Guión: Lynne Ramsay y Rory Stewart basado en una novela de Lionel Shriver.
    Música: Johnny Greenwood Temas musicales: "Mule Skinner Blues", interpretado por Lonnie Donegan; "Ham N Eggs", interpretado por Lonnie Donegan; "Everyday", interpretado por Buddy Holly; "Nobody`s Child", interpretado por Lonnie Donegan; "Mother`s Last Word to Her Son", interpretado por Washington Phillips; "Last Christmas", interpretado por Wham; "In My Room", interpretado por The Beach Boys; "WWOOOOO", interpretado por Rory Stewart Kinnear; "Tephra", interpretado por Helena Gough; "Aquaculture", interpretado por Jana Winderen; "Once in Royal David`s City"; "Christmas Wish"; "Greensleeves", interpretado por Matt Fletcher; "Bossa", interpretado por Sean Hargreaves; "Ballad", interpretado por Sean Hargreaves; "Happy Days - Cues"; "The Ambush", interpretado por Liu Fang; y "Farewell To My Concubine", interpretado por Liu Fang.

    Intérpretes

    Tilda Swinton, John C. Reilly, Ezra Miller, Jasper Newell, Rock Duer, Ashley Gerasimovich, Siobhan Fallon Hogan, Alex Manette, Kenneth Franklin, Leslie Lyles, Paul Diomede, Michael Campbell, J. Mal McCree, Mark Elliot Wilson, James Chen, Lauren Fox, Blake DeLong, Andy Gershenzon, Kelly Wade, Ursula Parker, Jason Shelton, Simon MacLean, Erin Maya Darke, Annie O`Sullivan, Georgia Lifsher, Aaron Blakely, Polly Adams, Suzette Gunn, Joseph Melendez, Rebecca Dealy,Louie Rinaldi, Johnson Chong, Kimberley Drummond, Leland Alexander Wheeler, Daniel Farcher, Jennifer Kim, Caitlin Kinnunen, J.J. Kandel, Maryann Urbano, J.J. Perez, Tah von Allmen, Joseph Basile, Susan-Kate Heaney y Francesca Murdoch.

    Premios

    Mejor Actriz (Tilda Swinton) en los Premios del Cine Europeo Seleccionada para la competición del Festival Internacional de Cine de Cannes.
    Nominada a los Premios BAFTA de la Academia de Cine Británico a la Mejor dirección, a la Mejor actriz (Tilda Swinton) y a la Mejor Película Británica.
    Nominada al Globo d Oro a la Mejor Actriz Dramática (Tilda Swinton).

    Sinopsis

    Eva (Tilda Swinton), una antigua escritora de libros de viajes, pone a un lado sus ambiciones y su carrera profesional para dar a luz a Kevin. La relación entre madre e hijo es complicada desde los primeros años. Cuando Kevin (Ezra Miller) tiene 15 años hace algo irracional e imperdonable a los ojos de toda la comunidad provocando una masacre en el instituto donde estudia tras asesinar a siete personas. Narrada a base de saltos y retrocesos temporales, Eva lucha con sus propios sentimientos de dolor y responsabilidad en la relación con su hijo, pese a los esfuerzos por interceder de Franklin (John C. Reilly), el padre del muchacho. Eva, frustrada por haber tenido que dejar atrás su libertad, ve multiplicado su dolor por el carácter difícil de su hijo, que con ella se comporta con frialdad, incluso con un punto de sadismo, mientras a los demás les sonrie y les trata con absoluta normalidad. Sin embargo ese comportamiento se dispara a cotas psicópatas cuando la pareja tiene una hija, Celia (Ashley Gerasimovich), cariñosa, ingenua y divertida, pero sobre todo cuando Franklin decide comprarle a Kevin un argo de competición. Poco a poco comienzan a sucederse pequeños accidentes en torno a Celia que hacen sospechar a Eva que su hijo mayor posee unos celos anormales de su hermana, que explotarán en una tragedia personal mucho más grave y mucho más profunda que la masacre que lleva a cabo en su instituto. ¿Eva se pregunta si alguna vez llegó a amar realmente a su propio hijo? ¿Cuanto de lo que hizo Kevin fue culpa de su madre?

    Comentario

    Tal vez el principal mérito de la morbosa novela original, firmada por la norteamericana Lionel Shriver, fuera no tanto la impresión causada como la polémica que cosechó en su día. Pura ficción, dijo entonces la autora. Pero basada, o no, en hechos reales ,una cuestión aquí prácticamente secundaria, parece que la británica Lynne Ramsay ha querido aprovechar el tirón aquel. Y no mejora el relato, lo estropea más bien. ¿El motivo? su obstinada búsqueda de firma personal, de un cine “de calidad” que ella francamente ni roza. Y verdad es también que de niños malos –ficticios, o no- están y estuvieron las pantallas bien repletas: sin ir muy lejos, “La profecía” (1976) de Richard Donner, se alzó con nota alta. Y, más próxima en el tiempo, la espeluznante “Criaturas celestiales” (1994) basada, esta sí, en hechos reales, superó tanto el listón que le dio a un desconocido Peter Jackson el definitivo espaldarazo internacional. Claro que ahí había algo que no existe aquí: un guión impecable y una gran dirección, o sea, más calidad y menos ansias por lucirse. Así de crudo y así de evidente. El caso es que “Tenemos que hablar de Kevin” (película) nace definitivamente coja, flaquea desde el libreto hasta la puesta en escena, bastante pedante y artificiosa; y además: tanto agobio ambiental y tanta tirantez afectiva… no es que provoquen rechazo, es que no se acaba de creer ni siquiera a me días. Sólo el buen trabajo de Tilda Swinton, siempre segura y eficaz, salvan los muebles de este empeño aparatoso y aparentemente resultón, pero pretencioso y fallido, que naufraga a ojos vistas. Algo más de frescura y algo menos de vanidad le hubiera venido al pelo.