TE QUIERO, TÍO

    7
    Titulo original: I love you, man
    Año: 2009
    País: EE.UU.
    Duración: 105 min.
    Dirección: John Hamburg
    Guión: John Hamburg y Larry Levin
    Música: Theodore Shapiro. Temas musicales: "Shut Up and Drive", interpretado por Rihanna; "Good Times Roll", interpretado por The Cars; "Tom Sawyer", interpretado por Paul Rudd and Jason Segel; "Limelight", interpretado por Paul Rudd and Jason Segel; "Limelight", interpretado por Rush; "Right as Rain", interpretado por Adele; y "You Are The Best Thing", interpretado por Ray Lamontagne.

    Intérpretes

    Paul Rudd, Rashida Jones, Sarah Burns, Greg Levine, Jaime Pressly, Jon Favreau, Jane Curtin, J.K. Simmons, Andy Samberg, Jean Villepique, Rob Huebel, Colleen Crabtree, Kym Whitley, Caroline Farah, Mather Zickel, Aziz Ansari, Nick Kroll, Liz Cackowski, Kulap Vilaysack, Catherine Reitman, Carla Gallo, Vicki Davis, Josh Cooke, Jay Chandrasekhar, Seth Morris, James P. Engel, Jerry Minor, Thomas Lennon, Murray Gershenz, Keri Safran, Greg Tuculescu, Renee Darmiento, Jason Segel, Anwar Sadat, Ian Roberts, Bob Cicherillo, Ethan S. Smith, Nelson Franklin, Ping Wu, Jill Bartlett, Matt Walsh, Raquel Bell, Skoti Collins, Kris Edwards, Lou Ferrigno, Daniel Bateman, Heather Black, Scott Carino, Jordan Feldman, Adam Knapp, Damian Kulash, Geddy Lee, Alex Lifeson, Christopher Maleki, Nicole Mandich, Marquessa Moreland, Kelly Nienaltowski, Dian Van Patten, Neil Peart, Melissa Rauch, Carol Shook, Aaron D. Spears, Chris Spinelli, Jobeth Wagner, Larry Wilmore y Brad Everett Young.

    Sinopsis

    Después de declararse a su novia, Zooey Rice (Rashida Jones), Peter Klaven (Paul Rudd), un exitoso agente inmobiliario de Los Ángeles, se da cuenta de que, al contrario que su novia, que llama inmediatamente a sus mejores amigas para contarles la noticia, él no tiene amigos íntimos: de hecho, no tiene ningún amigo. Tras pasar años siendo un mujeriego concentrado en las relaciones románticas, Peter se da cuenta de que su carencia de amigos preocupa a Zooey, así que se embarca en una precipitada búsqueda para encontrar a un amigo que haga de padrino en su boda. Bajo la guía de su hermano, Robbie (Andy Samberg), un entrenador personal que es gay y que parece saber bastantes cosas de los hombres, Peter se lanza a una serie de “citas con hombres” desastrosas y, de una manera bastante incidental, se tropieza con Sydney Fife (Jason Segel), un soltero carismático que merodea por las casas en busca de comida gratis y de divorciadas solitarias. Peter se siente intrigado por Sydney, y los dos hombres traban una amistad que le enseña a Peter algo que nunca había experimentado, el verdadero significado de la amistad masculina. Pero cuanto más próximos están los dos nuevos amigos, más sufre la relación entre Peter y Zooey; lo que le forzará a elegir entre su prometida y su nuevo “hermano”..

    Comentario

    Al subgénero de la llamada buddy movie (película de colegas), le ha aparecido recientemente, un hermano bastardo, el "bromance", con filmes -sobre todo, generados desde la "Factoría Apatow"- en los que los hombres de nuestro tiempo dejan a un lado los clichés machistas y enlazan amistades poniendo su "faceta femenina" o insegura en juego. "Virgen a los 40" o "Un lío embarazoso" serían sus máximos exponentes y "Te quiero, tío", el último. En todas, un actor inusual por talento y bajo perfil, el siempre infalible Paul Rudd. "Te quiero, tío" supone, al fin, su primer protagonista absoluto en un film en el que en un alarde de virtuosismo se roba la película a sí mismo. Basada en una escueta premisa -un mujeriego necesita encontrar un amigo masculino para su inminente boda-, no sólo no se muere en minutos sino que permite desarrollar una historia completa, con personajes y situaciones bien trazadas, diálogos de antología, historias colaterales frescas y varios chistes impagables a cargo de la melosa "Chocolat", de Lasse Hallstrom. Sin olvidar al presidente egipcio, Anwar el Sadat. Rudd es un agente inmobiliario, Peter Klaven, una rara avis en el cine norteamericano: un hombre que genuinamente ama y respeta a las mujeres. Ante su boda con la deliciosa Zooey (Rashida Jones, de "La Oficina" e hija de Quincy) descubre la carencia de un amigo que obre de testigo. Con los consejos de su hermano gay (el emergente Andy Samberg), su madre (la veterana Jane Curtin) y tras un hilarante casting lleno de enredos y malentendidos, conoce por accidente al enorme Sidney (Jason Segel, de "Olvídate de mí"), un suave neanderthal en sus antípodas. Tan gentil como excéntrico "SidFive" le introduce en las bondades de la hermandad masculina (borracheras, vomitonas, masturbación, banda propia de música, conciertos salvajes, resacas, porros, partidas de póquer...), pero también a florecer tardíamente como un hombre real lejos de buscar la apreciación de los demás. Lo mejor de la última comedia norteamericana -destacando sobre todos, el enorme Jon Favreau- desfila por los 110 minutos de la película de John Hamburg, con la presencia estelar y veterana de la banda canadiense "Rush" -auténtico McGuffin del film, de cuyo mayor éxito, "Tom Sawyer", realizan Rudd y Segel una espectacular versión. Y no conviene abandonar la sala durante los créditos finales. En ellos se incluye el mejor chiste final: el definitivo brindis de boda, sexo oral incluído.