TATA MÍA (1986)

    20
    Titulo original: Tata mía
    Año: 1986
    País: España
    Duración: 106 min.
    Dirección: José Luis Borau
    Guión: José Luis Borau
    Música: Jacobo Durán-Loriga

    Intérpretes

    Carmen Maura, Alfredo Landa, Imperio Argentina, Xabier Elorriaga, Miguel Rellán, Marisa Paredes, Julieta Serrano, Félix Dafauce, Enriqueta Carballeira, Emma Suárez, Ángeles Caso, Paloma Gómez, Alicia Moro, Saturno Cera, Chema Mazo, Matías Maluenda, Adrián Ortega, Jordi Batalla, Eduardo MacGregor, Juan Jesús Valverde, Paco Catalá, Gonzalo Cañas, Ana María Ventura, Paloma Suárez, Ignacio Moreno, Emilio Lacambra, Javier Gómez de Pablo, Luis Revuelta Comte y Pedro Zapater.

    Premios

    Premio Goya al Mejor Actor de Reparto (Miguel Rellán). Nominada al Goya al Mejor Guion.

    Sinopsis

    Una mujer de mediana edad, Elvira Goicoechea (Carmen Maura), la hija de un militar franquista caído en desgracia, que ingresó en un convento siendo muy joven, decide abandonar la vida religiosa tras una crisis y regresar a su casa de Madrid, buscando el apoyo moral de su querida tata (Imperio Argentina). Sin embargo, el país ha cambiado tanto durante sus años de enclaustramiento que poco o nada tiene que ver con sus recuerdos de infancia. Respaldada por su tata, se instala en la vieja casa familiar de Madrid para enfrentarse con su hermano Alberto (Miguel Rellán)m que está empeñado en que regrese al convento. Su vecino Teo (Alfredo Landa) trata de revivir su infancia; el británico Peter (Xabier Elorriaga), que intenta enamorarla para que le entregue documentos inéditos que le sirvan para la biografía que está escribiendo sobre su padre, y las monjas de su convento que quieren que vuelva para no perder la dote.

    Comentario

    Interesante y sutil comedia de José Luis Borau que rescató a Imperio Argentina para la gran pantalla en la que sería la última película de la actriz. La historia de una mujer que abandona el convento en el que lleva años enclaustrada e intenta recomponer su vida en un mundo muy diferente. Allí regresa a la casa familiar, reencontrándose con su vieja niñera y reviviendo episodios de su infancia. Impagable la escena, casi surrealista, en que Carmen Maura y Alfredo Landa juegan a ser niños otra vez en el interior de una tienda de campaña en el salón de la casa.