TALK TO ME

    91
    Titulo original: Talk to me
    Año: 2007
    País: EE.UU.
    Duración: 118 min.
    Dirección: Kasi Lemmons
    Guión: Michael Genet y Rick Famuyiwa, basado en una argumento de Michael Genet
    Música: Terence Blanchard

    Intérpretes

    Don Cheadle, Chiwetel Ejiofor, Bruce McFee, Mike Epps, Peter MacNeill, Adam Gaudreau, Taraji P. Henson, Cedric the Entertainer, Martin Sheen, J. Miles Dale, Sean MacMahon, Richard Chevolleau, Martin Randez, Todd William Schroeder, Vondie Curtis-Hall, Jeff Kassel, Alison Sealy-Smith, Johnie Chase, Eugene Clark, Benz Antoine, Warren Alan Young, Elle Downs, Ngozi Paul, Malik McCall, Matt Birman, Herbert L. Rawlings, Jr., Vicky Lambert, Mantee Murphy, Josh McLaughlin, Richard Fitzpatrick, Damir Andrei, Jim Annan, Jim Malmberg, David Brown y Robert J. Tavenor.

    Sinopsis

    A mediados de los años sesenta en Washington D.C., la vibrante música soul y una situación social explosiva se combinaron creando un efecto único y poderoso. Fue el lugar y el momento de “Petey” Greene Jr. (Don Cheadle), un reformado ex convicto, reconvertido en un inigualable locutor de radio que, con la ayuda de su irresistible novia Vernell Watson (Taraji P. Henson), conmocionará a toda una nación. Gracias a Dewey Hughes (Chiwetel Ejiofor), director de programas de la WOL-AM, Petey podrá superar sus problemas iniciales en la cadena y convertirse rápidamente en un icono de la radio, superando en popularidad a sus compañeros disc-jockeys Nighthawk (Cedric The Entertainer) y Zuñí Jim (Vondie Curtis Hall). Pero los ácidos comentarios sociales de Petey pronto pondrán en aprietos legales al dueño de la emisora, E.G. Sonderling (Martin Sheen).

    Comentario

    La directora Kasi Lemmons (“Eve's Bayou", "Muerte de un Ángel") convierte a Don Cheadle en el inigualable Ralph Waldo “Petey” Greene Jr en esta historia divertida, dramática, sugestiva y real como la vida misma. La película se basa en una historia real. Petey fue una figura determinante como voz de la comunidad afroamericana durante ese turbulento período de la historia estadounidense. A través de las locuciones de Petey, de su humor y su vitalidad, los oyentes podían percibir la fuerza de un hombre que les hablaba sobre los conflictos raciales como muy pocos lo hicieron jamás.