SWIMMING POOL

    16
    Titulo original: Swimming pool
    Año: 2003
    País: Francia
    Duración: 102 min.
    Dirección: François Ozon
    Guión: François Ozon y Emmanuèle Bernheim
    Música: Philippe Rombi. Temas musicales: Oh my baby blue; Spirit of Dallas; Promised Land; Nocturne in C Sharp Minor - op.19 no.4, de Pyotr Ilyich Tchaikovsky, interpretado por National Symphony Orchestra of Ireland; Water Sprite; y Mirror Ball.

    Intérpretes

    Charlotte Rampling, Ludivine Sagnier, Charles Dance, Marc Fayolle, Jean-Marie Lamour, Mireille Mossé, Michel Fau, Jean-Claude Lecas, Emilie Gavois Kahn, Erarde Forestali, Lauren Farrow, Sebastian Harcombe, Frances Cuka, Keith Yeates, Tricia Aileen y Glen Davies.

    Sinopsis

    Sarah Morton (Charlotte Rampling) es una exitosa escritora inglesa de novelas policíacas. Tiene una relación algo confusa con su editor John Bosload (Charles Dance), y es éste quien le sugiere que se tome unos días en una apacible casa en Francia para comenzar una nueva novela. Ella acepta, pidiéndole que vaya a visitarla, y él le comenta que irá su hija en algún momento y que hará también lo posible por ir, algo que nunca sucederá. Una vez allí Sarah se instala y comienza la redacción. La tranquilidad y soledad de la que aparentemente disfruta se ven interrumpidas por la anunciada -aunque sorpresiva para ella- llegada de Julie (Ludivine Sagnier). Sarah tiene cerca de 50, es metódica, organizada, habla poco y tiene mal carácter; Julie tiene menos de 20, y lleva una vida sin muchas restricciones… no trabaja, disfruta de la piscina durante el día, y de la música, el alcohol y el sexo por la noche. La convivencia, entonces, empieza decididamente mal. Sarah le recrimina su comportamiento con planteamientos moralistas y Julie le responde que hace lo que a ella misma le gustaría hacer y no se atreve, y que por eso lo escribe en sus novelas.

    Comentario

    El francés Françoise Ozon, director de Ocho mujeres y de 5 x 2, enfrenta a Charlotte Rampling y a Ludivine Sagnier, joven actriz gala que ha aparecido en las anteriores películas de este director. Rampling interpreta a una escritora británica de novelas policíacas, a la que su editor le presta su casa de campo con piscina en Francia para que, en la tranquilidad del lugar, pueda escribir una nueva novela. Esta tranquilidad se verá interrumpida por la irrupción de la joven hija del editor, papel reservado a Sagnier, debiendo las dos mujeres compartir la casa. Del choque de las dos surgirá la nueva novela de la editora. Una película brillante, donde tanto Charlotte Rampling como Ludivine Sagnier están estupendas, con un suspense, con alguna sorpresa, que se mantiene hasta el final.