SUSAN SLADE (1961)

    20
    Titulo original: Susan Slade
    Año: 1961
    País: EE,UU.
    Duración: 116 min.
    Dirección: Delmer Daves
    Guión: Delmer Daves, basado en la novela homónima de Doris Hume
    Música: Max Steiner. Temas musicales: “Theme from “A Summer Place”; “California Here I Come”; “Quoted briefly when the ship arrives at San Francisco”; “Too Marvellous for Words”; y “Lullaby”, interpretado por Connie Stevens.

    Intérpretes

    Troy Donahue, Connie Stevens, Dorothy McGuire, Lloyd Nolan, Brian Aherne, Grant Williams, Natalie Schafer, Kent Smith, Bert Convy, Guy Wilkerson, Captain Topper, John A. Alonzo, Bob Baker, Alexander Bogle, Robert Cleaves, David L. Davis, Joan Dupuis, Martin Eric, James Peter Farmer, Everett Glass, Robert Glover, Gerald Hamer, Ramsay Hill, George Holmes, Jean Paul King, Miguel Ángel Landa, Fred Marlow, Norman Stevans, Robert Totten, Gisele Verlaine, John Vick, Martin Walker y Maurice Wells.

    Sinopsis

    Después de trabajar diez años como ingeniero de minas en Chile, Roger Slade (Lloyd Nolan) regresa a Carmel (California) con su esposa Leah (Dorothy McGuire) y su hija de 17 años Susan (Connie Stevens). Durante la travesía en barco, la jovencita conoce al heredero de un magnate que se enamora de ella y la deja embarazada. .El chico se marcha a trabajar a Alaska y fallece en un accidente. Para evitar la vergüenza de un hijo ilegítimo, Susan y sus padres emigran a Guatemala, donde el padre muere y Leah finge que su nieto es su hijo. Las dos mujeres regresan de nuevo a los Estados Unidos, y Susan se ve pronto dudando entre dos hombres, un joven magnate hijo del albacea de su padre, y (Troy Donahue), un apuesto mozo de establo sin un dólar en los bolsillos.

    Comentario

    Intensa película dramática que destaca por la magistral fotografía de Lucien Ballard, que le saca todo el partido a los bellos exteriores rodados en los alrededores de San Francisco y Carmel, y las interpretaciones de los actores Troy Donahue y Connie Stevens, por entonces estrellas juveniles que la Warner quería lanzar al estrellato. Esta fue la segunda de las tres películas que los dos ctores hicieron juntos, adaptación de una novela de Doris Hume, producida y dirigida por Delmer Daves, en la mejor tradición del melodrama más desatado. La actriz hace lo que puede con su personaje, mientras que su pareja se limita a ofrecer una de sus características interpretaciones desprovistas de emoción.