SURCOS

    Titulo original: Surcos
    Año: 1951
    País: España
    Duración: 90 min.
    Dirección: José Antonio Nieves Conde
    Guión: Natividad Zaro y Gonzalo Torrente Ballester según un argumento de Eugenio Montes.
    Música: Jesús García Leoz. Temas musicales: "Cantares de la Luna"; y "Mantón verbenero".

    Intérpretes

    Maruja Asquerino, Luis Peña, Francisco Arenzana, Marisa de Leza, Félix Dafauce, José Prada, María Francés, Ricardo Lucia, Marujita Díaz, Montserrat Carulla, Carmen Sánchez, Manuel de Juan, Mary Merche, José María Martín, Francisco Bernal, José Villasante, Ramón Elías, Félix Briones, Casimiro Hurtado, José Guardiola, Chano Conde, Angel de Córdoba

    Sinopsis

    La familia Pérez compuesta por humildes campesinos, cansada de trabajar la tierra y pasar hambre durante la dura posguerra, llega a Madrid atraída por la ciudad, en busca de una vida mejor, prometida por su hijo mayor Pepe (Francisco Arenzana), ya instalado en la capital. Una vez en ella, las cosas no marchan bien y los caminos se tuercen. El hijo mayor se mezcla con una banda de ladrones, ganándose las simpatías del estraperlista Chamberlain (Félix Dafauce), dedicándose a robar sacos con comestibles de los camiones que los traen a Madrid por las noches. Además le quita la amante, Pili (Maruja Asquerino) a El Mellao (Luis Peña) y se va a vivir con ella. Con el apoyo de la madre (María Francés), la hija Antonia (Marisa de Leza) se coloca como criada de El chamberlain y, tras fracasar como cantante, se convierte en la amante de éste. Tan solo prospera el tímido hijo menor Manolo (Ricardo Lucía) que, después de ser despedido como recadero de una tienda de comestibles y vagar muerto de hambre por Madrid, comienza a hacer guiñol con un hombre y se enamora de su hija (Montserrat Carulla). Finalmente el padre, llamado Manuel (José Prada) consigue imponer su voluntad y la familia regresa a su pueblo, escondiendo la vergüenza y esperando olvidar este triste episodio de sus vidas.

    Comentario

    Nieves Conde aborda en este clásico de nuestro cine aspectos incómodos de la realidad española del momento como la inmigración del campo a la ciudad, el mercado negro, el desempleo, la prostitución femenina, etc., que le causó graves problemas con la censura. El director ofrece un retrato desolador del ambiente social de Madrid, dominado por los estraperlistas y delincuentes, a través de una familia que se desintegra y desmorona al llegar a la ciudad. Con guión del propio Nieves Conde, Natividad Zaro y el escritor Gonzalo Torrente Ballester, la preparación del rodaje fue larga e intensa porque el director quería conseguir el máximo de realismo. Para ello, el equipo recorrió los barrios madrileños de Atocha, Lavapiés, Legazpi y Embajadores, fotografiando los rincones, casas y personas, y compraron el vestuario a las gentes de allí. De esta manera se consiguió acercarse más a la vida real de los personajes de la película, que además de un intenso y duro melodrama, se convierte en una certera crónica del Madrid de los años cincuenta. Aunque concebida como una película de propaganda para evitar el éxodo del campo a la ciudad, los resultados fueron mucho más allá de lo previsto, provocando la destitución del Director General de cinematografía por autorizarla y recompensarla económicamente en lugar de la acartonada "Alba de América". Al final la película se pudo estrenar sin más problemas que el suprimir la escena final donde la familia que regresa fracasada al pueblo, se cruza en la estación con otra familia de campesinos que llega a Madrid.