SUEÑOS DE SEDUCTOR (1972)

    Titulo original: Play it Again, Sam
    Año: 1972
    País: EE.UU.
    Duración: 85 min.
    Dirección: Herbert Ross
    Guión: Woody Allen, según su obra de teatro "Play it Again, Sam".
    Música:

    Billy Goldenberg y Max Steiner.
    Temas musicales: “Blues for Allan Felix”, interpretado por Oscar Peterson, “Casablanca” y “As Times Go By”, interpretado por Dooley Wilson.


    Intérpretes

    Woody Allen, Diane Keaton, Tony Roberts, Jerry Lacy, Susan Anspach, Jennifer Salt, Joy Bang, Viva, Susanne Zenor, Diana Davila, Mari Fletcher, Michael Greene, Ted Markland

    Sinopsis

    Allan (Woody Allen) es un escritor de cine, una persona muy introvertida y de escaso atractivo físico. Su esposa, aburrida de su ensimismamiento, ha acabado por abandonarle. Linda (Diane Keaton) y Dick (Tony Roberts), dos íntimos amigos, quieren ayudarle a buscar pareja. El matrimonio le busca chicas y Allan pretende deslumbrarlas. Se perfuma hasta la exageración, pretendiendo crear una falsa imagen de sí mismo. Pero todos sus esfuerzos fracasan. Dick, su amigo, es un hombre demasiado ocupado, y esto hace que, con demasiada frecuencia esté ausente de su hogar y descuide a Linda. La mujer, por el contrario, resulta cada vez más interesada en el problema de Allan. Acuden juntos a museos, a cenar, a lugares donde pueda haber chicas… Allan tiene visiones. Siempre se compara con Humphrey Bogart (Jerry Lacy) y, en los momentos de depresión, se le aparece y le anima. Un día que Dick se marcha de viaje, Allan y Linda están juntos toda una tarde, decidiendo finalmente cenar los dos en el apartamento de él. Tras unas copas Allan se declara y pasan la noche juntos.

    Comentario

    Aunque Woody Allen no dirige la película, todo en ella es suyo. Se basa en su obra de teatro "Plat it Again, Sam", y Allen desarrolla a un escritor al quien el mismísimo Humphrey Bogart orienta sus pasos en la compleja relación que el protagonista mantiene con las mujeres. La película está llena de gags (algunos son de lo mejor visto nunca en Woody Allen) que buscan la complicidad de los cinéfilos y de los entusiastas de Humphrey Bogart: Abandonado por su esposa, un escritor acepta los consejos de sus amigos y del espíritu de Bogart sobre cómo debe seducir. En 1972 la industria para la que trabajaba Allen no le permitió dirigir la película, labor que desarrolla con la brillantez de que siempre hizo gala, el desaparecido director Herbert Ross.