SUEÑOS DE JUVENTUD

    Titulo original: Alice Adams
    Año: 1935
    País: EE.UU.
    Duración: 99 min.
    Dirección: George Stevens
    Guión: Dorothy Yost, Mortimer Offner y Jane Murfin, basado en una novela de Booth Tarkington.
    Música: Max Steiner y Roy Webb. Temas musicales: I can't Waltz Alone y You're an Angel.

    Intérpretes

    Katharine Hepburn, Fred MacMurray, Fred Stone, Evelyn Venable, Frank Albertson, Ann Shoemaker, Charley Grapewin, Grady Sutton, Hedda Hopper, Jonathan Hale, Hattie McDaniel, Walter Brennan, Brooks Benedict, Harry Bowen, Monte Carter, Kid Herman, Virginia Howell, Ella McKenzie, Janet McLeod, Margaret Morris, Larry Steers y Zeffie Tilbury.

    Sinopsis

    El señor Adams (Fred Stone), un modesto empleado del pueblo de South Renford, vive por y para su encantadora hija Alice (Katharine Hepburn). La joven, de una belleza delicada, que tiene la ambición de que la reconozcan en sociedad, pero es simplemente tolerada por sus amigos más ricos, conoce en un baile celebrado en la mansión de la millonaria familia Palmer, al señor Arthur Russell (Fred MacMurray), atractivo galán al que se disputan todas las mujeres de la localidad. Una corriente de simpatía y atracción nace entre los dos, pero Alice siente ante él un gran complejo de inferioridad. Su única salida es introducirse, de igual a igual, en la alta burguesía de la ciudad, cosa que espera conseguir gracias a la explotación de una nueva fórmula de pegamento descubierta por su padre y un amigo suyo. La señora Adams (Ann Shoemaker), deseosa de que su hija baga una buena boda, convence a su marido de que deje su trabajo en la fábrica de pegamento y monte su propio negocio. La gran noche de Alice llega cuando Arthur viene a cenar, pero todo es un desastre. Alice ha convertido su vida en una ficción y el resto de su familia sigue la comedía. Surgen nuevas complicaciones cuando su hermano Walter (Frank Albertson) admite haber robado al señor J. A. Lamb (Charley Grapewin), su jefe, y le pide a su padre que lo encubra. Más tarde, tras una encendida discusión, el señor Lamb acepta formar sociedad con Adams para fabricar el nuevo pegamento.

    Comentario

    Katharine Hepburn crea una heroína femenina conmovedora, agradable, reflexiva y perfectamente verosímil, que le valió una segunda nominación al Oscar. La actriz capta toda la soledad y aflicción del personaje. La RKO dio a esta película un tratamiento de producción de tipo A. Además de la candidatura de la Hepburn, el filme también fue nominado al Oscar como mejor película del año.