STROMBOLI, TIERRA DE DIOS (1949)

    Titulo original: Stromboli, terra di Dio
    Año: 1949 (Reposición)
    País: Italia
    Duración: 107 min.
    Dirección: Roberto Rossellini
    Guión: Roberto Rossellini, Sergio Amidei, Art Cohn, Gian Paolo Callegari y Renzo Cesana, según un argumento de Roberto Rossellini.
    Música: Renzo Rossellini.

    Intérpretes

    Ingrid Bergman, Mario Vitale, Renzo Cesana, Mario Sponzo y Gaetano Famularo.

    Premios

    Seleccionada para la Sección Oficial del Festival Internacional de Cine de Venecia.

    Sinopsis

    Una vez finalizada la II Guerra Mundial y para salir de un campo de concentración y obtener la nacionalidad italiana, Karen Bjorsen (Ingrid Bergman), una joven lituana sin papeles, acepta casarse con uno de sus guardianes, Antonio (Mario Vitale), un joven pescador siciliano. Él se la lleva a vivir a su lugar de origen, Stromboli, una perdida isla volcánica donde va a trabajar como pescador. Pese a la buena voluntad del marido, la joven no consigue adaptarse al inhóspito lugar y a la hostilidad de sus habitantes. Insatisfecha por las condiciones de vida, la soledad y la repulsa de los vecinos, Karen vive en contigua lucha consigo misma, lucha que llega a su punto clave en el momento en que el volcán de la isla entra en erupción. Refugiada en un bote, logra salvarse junto a otros habitantes de la isla, que ven en el mar su única salvación. Pasado el peligro, regresan a tierra y ven sus hogares completamente destruidos. Karen decide abandonar aquel lugar y entabla relaciones con el joven torrero del faro (Mario Sponzo) para que la saque de la isla. Pero el muchacho se niega a hacerlo por temor a la reacción del marido. Karen decide hacer el viaje sola y poco a poco va ascendiendo por la falda del volcán.

    Comentario

    La primera película de Ingrid Bergman con Roberto Rossellini fue esta hermosa epopeya en torno a la relación del hombre con la naturaleza. Es la historia de una mujer lituana que se casa con un humilde pescador de la isla de Stromboli para vivir en un mundo agobiante rodeada de una sociedad extraña, tema al que Roberto Rossellini da un tono neorrealista casi documental. La lucha cotidiana del hombre contra el mar por arrebatarle la pesca de cada día se transforma en una epopeya. Ingrid Bergman, deslumbrada por las películas de Rossellini, le escribió una carta ofreciéndose a trabajar a sus órdenes cuando él quisiera. El resultado fue esta magnífica obra neorrealista que significo además el inicio del romance de la actriz con el director que levantó muchas ampollas en la sociedad norteamericana de su época.