SOSPECHOSOS HABITUALES

    Titulo original: The Usual Suspects
    Año: 1995
    País: EE.UU.
    Duración: 106 min.
    Dirección: Bryan Singer
    Guión: Christopher McQuarrie.
    Música: John Ottman. Temas musicales: Le sons et les parfums tournent dans l’air du soir, interpretado por Jon Kull y Steppin’ Out, interpretado por Paul Nelson.

    Intérpretes

    Gabriel Byrne, Kevin Spacey, Stephen Baldwin, Chazz Palminteri, Pete Postlethwaite, Kevin Pollak, Benicio Del Toro, Suzy Amis, Giancarlo Esposito, Dan Hedaya, Paul Bartel, Carl Bressler, Phillip Simon, Jack Shearer, Christine Estabrook, Clark Gregg, Morgan Hunter, Ken Daly, Michelle Clunie, Louis Lombardi, Frank Medrano y Ron Gilbert.

    Sinopsis

    Un incendio a bordo de un barco en el puerto de San Pedro, en Los Ángeles, deja 27 muertos, que aparentemente, han sido asesinados. David Kujan (Chazz Palmintieri) un agente especial del Servicio de Aduanas, investiga el crimen. Cree ver detrás de todo ello a Dean Keaton (Gabriel Byrne), un ex policía convertido en delincuente al que lleva años persiguiendo. La única pista es el testimonio de Roger Verbal Kint (Kevin Spacey), un estafador lisiado que ha sobrevivido al incendio, quien asegura que Keaton murió entre las llamas, y que le habla de la presencia de un misterioso hombre. El testimonio de Kint envuelve al policía en una sucesión de flashbacks que reconstruyen los momentos previos al incendio.

    Comentario

    Una excelente película de intriga concebida como un puzzle dónde hasta el último minuto no se ve como encajan todas las piezas. Un thriller muy negro en torno a la investigación de un incendio en un barco anclado en puerto que provoca 27 muertos, aunque todo hace prever que han sido asesinados. La película, rodada en tan sólo 35 días con 690 millones de dólares, cuenta con un guión brillantísimo que le valió el Oscar a su autor, Christopher McQuarrie, y una espléndida puesta en escena en manos del joven director Bryan Singer que se apoya en un elenco perfectamente compenetrado para mantener el suspense hasta el último minuto. Con Chazz Palmintieri y Kevin Spacey, quien también se llevó un Oscar por su interpretación, frente a frente, Singer alinea contra la pared a rostros como Benicio del Toro, Kevin Pollack y Stephen Baldwin. El resultado es una de las películas más brillantes y originales del último cine independiente norteamericano.