SORRY WE MISSED YOU (2019)

    26
    Titulo original: Sorry We Missed You
    Año: 2019
    País: Gran Bretaña – Francia – Bélgica
    Duración: 100 min.
    Dirección: Ken Loach
    Guión: Paul Laverty
    Música: George Fenton

    Intérpretes

    Kris Hitchen, Debbie Honeywood, Nikki Marshall, Harriet Ghost, Katie Proctor , Rhys Stone, Linda E Greenwood, Alfie Dobson, Mark Birch, Ross Brewster, Julian Ions, Charlie Richmond, Brad Hopper, Mark Burns, Stephen Clegg, Norman Sansom y Jack Berry.

    Premios

    Seleccionada para la Sección Oficial en competición del Festival Internacional de Cine de Cannes. Seleccionada para la Sección Perlas y Premio del Público a la Mejor Película Europea en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián.

    Sinopsis

    Ricky (Kris Hitchen) y su familia viven en Newcastle, donde libran una lucha constante contra la precariedad a pesar de que ni él ni su mujer han dejado de trabajar. Ricky se queda momentáneamente en el paro y ve la oportunidad de convertirse en conductor y repartidor por cuenta propia si tiene una furgoneta. Abby (Debbie Honeywood), su mujer, auxiliar de enfermería a domicilio, le ayuda a hacerlo posible vendiendo su coche y utilizando el autobús para realizar las visitas, lo que complica mucho su trabajo. Pero Ricky depende de la sociedad de transportes que le asigna las rutas, siempre las peores, y controla su trabajo y, poco a poco, su vida y la de los suyos. Entonces empieza para toda la familia la espiral infernal de la trampa de la “uberización”. A la vez el hijo mayor, un adolescente conflictivo, comienza a plantear problemas: no va a clase y efectúa algún robo, por lo que es detenido por la policía.

    Comentario

    Un drama social sobre falsos autónomos que firma el siempre combativo Ken Loach, que analiza, no sólo el grado de explotación de los trabajadores, en este caso contratados a tiempo parcial, sino también con sus consecuencias en su vida familiar y la forma en que todo esto se refleja en sus relaciones personales. Con 83 años, Ken Loach, junto al guionista Paul Laverty, firma el mejor retrato de los nuevos trabajadores precarios que, técnicamente son empresarios, pero en la práctica son esclavos.