SÓLO O EN COMPAÑÍA DE OTROS

    16
    Titulo original: Sólo o en compañía de otros
    Año: 1990
    País: España
    Duración: 102 min.
    Dirección: Santiago San Miguel.
    Guión: Santiago San Miguel.
    Música: Ricard Miralles.

    Intérpretes

    Agustín González, Juan Ribó, Ana Álvarez, Francisco Bas, Juan Jesús Valverde, Montserrat Salvador, Miguel Palenzuela, Raúl Fraire, Miguel Rubio, José María Caffarel, La Polaca, Máximo Astray, José Luis Barceló, José Enrique Camacho, José Cerro, Julio Corrochano, Alberto Delgado, Oscar Francés, Lola Lemos, Concha Leza, Ramón Lillo, Antonio Medina, Nelson Modling, Joaquín Molina, Manuel Salgero, Fulgencio Saturno Hernández, Mariano Vidal Molina, José Yepes y Marcela Walerstein.

    Sinopsis

    Madrid, 1990. Es asesinado, en su lujoso chalet, un matrimonio de la nobleza española. Martín Díaz (Agustín González), inspector de policía, se ve atrapado en su investigación por un mundo que le es ajeno y, al tiempo, hostil y fascinante. La verdad resulta escurridiza y ambigua. Tanto como los personajes de una trama cada vez más densa. Raúl Cisneros (Juan Ribó), joven atormentado y conflictivo, se debate entre la ambigüedad de sus sentimientos y su loco enamoramiento de Virginia Medina Uztueta (Ana Álvarez), hija de los fallecidos, mujer-niña, dura y frágil a un tiempo; Guillermo (Paco Bas), hermano de Virginia, atraído por la personalidad arrolladora de Raúl; Tomás Sánchez (Raúl Fraire), el administrador de la familia; Ramón (Miguel Rubio), el mayordomo. Un juego de ocultamientos y revelaciones aleja descubrir la verdad. Al final, Martín quizá pierde su verdad y recurre también a la mentira.

    Comentario

    Película que se basa en el famoso crimen de los Marqueses de Urquijo, aunque los nombres estén todos cambiados. El director Santiago San Miguel ("Azaña") ya había llevado antes al cine otro conocido suceso criminal; conocido popularmente como el crimen de "la dulce Neus" en "Crimen en familia". San Miguel, autor también del guión, utiliza esta intriga para indagar en una historia de descomposición familiar en la alta aristocracia. El título hace referencia a una frase de la sentencia, en la que no se pudo determinar un culpable.