SITCOM

    Titulo original: Sitcom
    Año: 1998
    País: Francia
    Duración: 85 min.
    Dirección: François Ozon.
    Guión: François Ozon.
    Música: Eric Neveu.

    Intérpretes

    Évelyne Dandry, François Marthouret, Marina de Van, Adrien de Van, Stéphane Rideau, Lucía Sánchez, Jules-Emmanuel Eyoum Deido, Jean Douchet, Sébastien Charles, Vincent Vizioz, Kiwani Cojo, Gilles Frilay y Antoine Fischer.

    Sinopsis

    Una familia corriente y vulgar: Un padre, Jean (Francois Marthouret) que es ingeniero, una madre, Hélène (Evelyne Dandry), que compagina sus clases de gimnasia con sus sesiones de psicoterapia, un hijo serio estudiante de derecho, Nicolas (Adrien de Van), una hija, Sophie (Marina de Van), que es artista enamorada de David (Stéphane Rideau), un físico y una criada española llamada María (Lucía Sánchez) un poco chiflada, casada con Abdú (Jules-Emmanuel Eyoum Deido), un camerunés. Hasta ahí todo parece normal. La armonía aparente de esta feliz familia está a punto de romperse en mil pedazos con la llegada de un personaje inesperado: Sus vidas se verán alteradas con la llegada de una rata de laboratorio a la casa. El hijo se hace homosexual, la hija desata sus tendencias suicidas, la madre descubre el incesto y el padre, el más normal en apariencia, termina por desvelar su instinto asesino. Para más inri, la presencia de la criada María contribuirá a aumentar la falta de cordura familiar: Su marido Abdú seducirá a Nicolás, Sophie, cuya relación con David se deteriora por momentos, se arrojará por la ventana quedando tetrapléjica, María se mostrará cada vez más arrogante con Hélène… Una fobia a las ratas parece estar en el origen de todo.

    Comentario

    El debut en la dirección de François Ozon, el director de 8 mujeres y Swimming Pool tras una larga trayectoria como cortometrajista. Un disparatado filme francés que cuenta en su reparto con la presencia de la española Lucía Sánchez. La película utiliza el concepto de comedia de situación para integrar los distintos géneros cinematográficos por los que su director se siente atraído: la historia familiar, el terror, el gore, el melodrama y la farsa, con algunos homenajes al director John Waters. Todo ello bien agitado y salpimentado con un presupuesto reducido, actores casi desconocidos y un rodaje breve en un solo escenario dan como resultado un filme que ataca al prototipo de familia burguesa. Una película provocadora, pero no transgresora que toma los esquemas habituales de las comedias de situación televisivas para darles la vuelta de forma perversa.