SIMBAD Y LA PRINCESA

    21
    Titulo original: The seventh voyage of Simbad
    Año: 1958
    País: EE.UU.
    Duración: 84 m.
    Dirección: Nathan Juran.
    Guión: Kenneth Kolb.
    Música: Bernard Herrmann.

    Intérpretes

    Kervin Mathews, Kathryn Grant, Richard Eyer, Torin Thatcher, Richard Eye, Alec Mango, Danny Green, Harold Kasket, Alfred Brown, Nana de Herrera, Nino Falanga, Luis Guedes y Virgilio Teixeira.

    Sinopsis

    Simbad (Kerwin Mathews) es un marino de gran éxito político y carisma que viaja a Persia en compañía de su amada, la princesa Parisa (Kathryn Grant). En su camino se cruzará las ansias de poder y gloria del malvado hechicero Sokurah (Torin Thatcher), que desea apoderarse de una lámpara mágica, y para poder contar con la ayuda de Simbad, le chantajea reduciendo a su novia al tamaño de un pulgar. El famoso marino inicia su séptimo viaje, sorteando mil peligros, hacia la misteriosa isla del Coloso, para conseguir la famosa lámpara y a la vez vencer a Sokurah con lo que su prometida recobraría su tamaño normal. Antes de poder salvarla, Simbad deberá luchar contra una gran cantidad de monstruos míticos como el Cíclope devorador de hombres, un esqueleto que maneja un sable, un feroz pájaro bicéfalo llamado el Roc y un dragón que respira fuego.

    Comentario

    Inicio de una trilogía que el productor Charles H. Schener y el mago de los efectos especiales Ray Harryhausen realizan en torno al mítico personaje de los cuentos de Las mil y una noches. Las otras dos películas serán El viaje fantástico de Simbad y Simbad y el ojo del tigre. Una obra ambiciosa y llena de espectacularidad que combina los elementos exóticos habituales con la magia de los efectos especiales, al servicio de una aventura en la mejor tradición del género. La película, que se rodó en escenarios españoles de la Costa Brava, Granada, Mallorca y los alrededores de Madrid, utiliza por primera vez el Dynamation, un invento de Ray Harryhausen capaz de combinar en una misma escena muñecos animados y personajes reales. La idea de este filme nace del propio Harryhauser que durante años buscó un tema en el que pudiese volcar toda su imaginación, encontrándolo en Las mil y una noches. El resultado es algo completamente diferente a lo que se había hecho hasta entonces con este tipo de películas, que participa por igual del cine de aventuras y del fantástico. Entre los momentos más espectaculares está la impresionante aparición del Cíclope entre las rocas de la playa. Su aspecto, con unas patas peludas, orejas puntiagudas, garras, un cuerno en la frente, un sólo ojo, podía haber resultado aterrador, pero Harryhauser le dotó de un aspecto entre lo grotesco y lo caricaturesco, que se ve aumentado al presentar al monstruo ante una enorme parrilla del tamaño adecuado para poder cocinar a los marineros. Otros aspectos espectaculares de esta película están en un inquietante dragón encadenado que logra liberarse, una mujer serpiente de cuatro brazos y unos enormes pajarracos que surgen de gigantescos cascarones con un hambre devoradora. Pero la escena más famosa es la lucha a espada entre Simbad y un esqueleto, auténtico precedente de la de Jason y los Argonautas. Su protagonista Kerwin Mathews recibió clases de Enzo Musumeci-Greco, campeón olímpico de esgrima, para poder resultar creíble en estas escenas. Habiéndose ro