SHAME (2011)

    Titulo original: Shame
    Año: 2011
    País: Gran Bretaña
    Duración: 111 min.
    Dirección: Steve McQueen
    Guión: Steve McQueen y Abi Morgan
    Música: Harry Escott Tema musical: "New York, New York", interpretado por Carey Mulligan.

    Intérpretes

    Michael Fassbender, Carey Mulligan, James Badge Dale, Lucy Walters, Mari-Ange Ramirez, Nicole Beharie, Alex Manette, Hannah Ware, Elizabeth Masucci, Rachel Farrar, Loren Omer, Carey Mulligan, Lauren Tyrrell, Marta Milans, Jake Siciliano, Robert Montano, Charisse Bellante, Amy Hargreaves, Anna Rose Hopkins, Carl Low, Calamity Chang, DeeDee Luxe, Stanley Mathis, Wenne Alton Davis, Barbara Vincent, Jennifer Butler, Briana Marin, Chazz Menendez y Stephane Nicoli.

    Premios

    Premio Cine Avvenire y Premio FIPRESCI a la Mejor Película y Copa Volpi al Mejor Actor (Michael Fassbender) en el Festival Internacional de Cine de Venecia. Seleccionada para la Sección Zabaltegi del Festival Internacional de Cine de San Sebastián.
    Nominada al Globo de Oro al Mejor Actor en Película Dramática (Michael Fassbender)
    Nominada al Premio BAFTA de la Academia de Cine Británica a la Mejor Película Británica y al Mejor Actor (Michael Fassbender)
    Nominada al Goya a la Mejor Película Europea.

    Sinopsis

    Brandon (Michael Fassbender) es un exitoso treintañero que vive cómodamente en su apartamento de Nueva York. Tiene un excelente y cómodo trabajo como ejecutivo de una empresa pero no es feliz. Es asdicto al sexo y su distracción frente a la rutina diaria consiste en seducir a mujeres, muchas veces junto a su propio jefe James Badge Dale (David Fisher) con el que suele ir a bares de copas para solteros, encadenando un sinfín de romances condenados al fracaso y ligues de una noche. Muchas veces incluso entre los dos, y sin pretenderlo, se crea una especie de rivalidad ante una posible conquista. En el metro le echa el ojo a una bella rubia (Lucy Walters) que le sonríe pero que le enseña una alianza matrimonial. Ese fruto prohibido, le hacer salir en su caza y captura. Llegará tarde al trabajo. Pero en realidad la seducción no es su secreto sino que se pasa el día viendo porno violento a través de internet en sus ordenadores, tanto en casa como en el trabajo, se masturba en la ducha y en el servicio de la oficina. Sin embargo, su ritmo de vida, perfectamente controlado hasta entonces, empieza a hacer aguas cuando Sissy (Carey Mulligan), su hermana rebelde, llega inesperadamente de visita tras multitud de llamadas de teléfono a las que Brandon no ha respondido. Sissy es cantante y llega a la ciudad contratada para cantar en un club, y como no tiene donde quedarse, elige la casa de Brandon, que simplemente le ofrece un sofá y le pide que no interfiera en su vida, pese a que la chica le indica a su hermano la necesidad que tiene de su amor. Su presencia en la vida de Brandon empuja a éste a adentrarse en las oscuras entrañas de Nueva York, huyendo de la necesidad de su hermana de mantener una relación familiar. Una noche Brandon y James acuden al club a verla cantar, y James se enrolla con la chica, lo que molesta extremadamente a su hermano.

    Comentario

    El director y videoartista londinense Steve McQueen convierte a Michael Fassbender, al que ya había dirigido en “Hunger”, en un ejecutivo adicto al sexo. El film resulta oscuro y excitante para el espectador y es fotografiado en largas y elegantes tomas. Se puede considerar un documental de los instintos más animales en los humanos. El protagonista no tiene ética sino necesidades, que sigue. Y resulta un enigma. McQueen no le juzga, pero el personaje al que da vida Fassbender se expone muchísimo, aunque cierra las ventanas a su alma. Sabe que para él no hay esperanza y que será prisionero de sus compulsiones. Sin ser pornográfica es una película de sexo bastante explícito, profunda y didáctica, una constante en la obra de McQueen.