SEVEN

    Titulo original: Seven
    Año: 1995
    País: EE.UU.
    Duración: 127 min.
    Dirección: David Fincher
    Guión: Andrew Kevin Walker.
    Música: Howard Shore. Temas musicales: Closer (precursor), interpretado por Nine Inch Nails, Guilty, The Heart's Filthy Lesson, interpretado por David Bowie, Love Plus One, interpretado por Haircut 100, I Cover the Waterfront, interpretado por Billie Holiday, Trouble Man, interpretado por Marvin Gaye, y Aire, de la suite No. 3 en D Mayor, BWV 1068 de Johann Sebastian Bach.

    Intérpretes

    Brad Pitt, Morgan Freeman, Gwyneth Paltrow, Richard Roundtree, Kevin Spacey, John C. McGinley, R. Lee Ermey, Andy Walker, Daniel Zacapa, John Cassini, Bob Mack, Peter Crombie, Reg E. Cathey, George Christy, Endre Hules, Hawthorne James, Roscoe Davidson, Bob Collins, Jimmy Dale Hartsell, Charline Su, Dominique Jennings y Allan Kolman.

    Sinopsis

    El teniente William Somerset (Morgan Freeman), un veterano policía que está algo quemado, se encuentra a punto de jubilarse. Pero antes de que eso suceda, sus superiores le obligan a enseñar los gajes del oficio al joven y ambicioso detective David Mills (Brad Pitt). Juntos se enmarcan en una investigación que les llevará al retorcido mundo de un astuto y meticuloso psicópata asesino llamado John Doe (Kevin Spacey), que va dejando tras de sí una lista de asesinatos llenos de mutilaciones. Según se van descubriendo nuevas víctimas, los dos detectives deben combinar sus fuerzas para seguir la pista de un asesino cuyo único objetivo es purgar los pecados de la sociedad y que va dejando en cada víctima una pista relativa a cada uno de los siete pecados capitales, gula, avaricia, pereza, soberbia, ira, lujuria y envidia.

    Comentario

    Segundo largometraje de David Fincher (The Game, El club de la lucha, La habitación del pánico), realizador de numerosos clips musicales, que venía de dirigir Alien³ y que aquí demuestra su genialidad como cineasta con uno de los thrillers más apasionantes de los últimos años, donde recrea una atmósfera sórdida y violenta en una ciudad gris y lluviosa, en la que adapta el típico esquema de buddy movie, pero que acabará dando alguna que otra sorpresa final. A destacar la excelente ambientación, donde el trabajo de decoración y fotografía juega un papel clave, como también lo hace la excepcional banda sonora de Howard Shore (ganador del Oscar por El silencio de los corderos), que da como resultado una película más cercana al cine de terror que al policiaco. Dos de los protagonistas, Brad Pitt y Gwyneth Paltrow eran novios cuando rodaron el filme.