SÉPTIMO (2013)

    9
    Titulo original: Séptimo
    Año: 2013
    País: Argentina - España
    Duración: 84 min.
    Dirección: Patxi Amezcua
    Guión: Patxi Amezcua y Alejo Flah.
    Música: Roque Baños.

    Intérpretes

    Ricardo Darín, Belén Rueda, Luis Ziembrowski, Osvaldo Santoro, Guillermo Arengo, Jorge D Elía, Andrea Carballo, Manuel Callau

    Sinopsis

    Sebastián (Ricardo Darín) es un abogado de éxito de Buenos Aires que se acaba de separar, aunque no quiere firmar los papeles del divorcio. Todos los días recoge a sus dos hijos, Luna y Luca, en el piso de su ex-mujer Delia (Belén Rueda), en la séptima planta de un lujoso inmueble, y juega con ellos «a ver quién llega antes»: ellos bajan por las escaleras, y él en el ascensor para llevarlos después al colegio. La aparentemente buena relación de la pareja está afectada por la decisión de la mujer de irse a vivir a España junto a los dos hijos, en contra de la opinión del padre. Un día, cuando Sebastián llega al piso de abajo, los niños no están. Han desaparecido dentro del edificio. Con la ayuda del portero (Luis Ziembrowski), recorre todos los pisos. Incluso pide ayuda a un veterano comisario de policía, Rosales (Osvaldo Santoro), que habita en el inmueble. En su desesperación por encontrarlos, atravesará situaciones extremas en un laberinto de dudas y desconfianza de todo lo que lo rodea. El miedo empieza a aflorar en Sebastián cuando, a través de una llamada telefónica, un secuestrador pone precio a la liberación de sus hijos a la vez que ve como por no presentarse en la firma de un contrato para la empresa para la que trabaja, este se va al traste.

    Comentario

    Hace cuatro años, con “25 kilates”, Patxi Amezcua demostró que era capaz de idear y filmar de un tirón una historia singular. Tenía un toque diferente, algo especial. Pero es cierto que el tirón a veces se agota…y esa buena mano se le ha quedado ahora más bien contraída; apenas dos buenos brochazos y pura plástica en esta intriga de buena factura, sí, pero sin mucha garra. Tiene “Séptimo” en el arranque un cierto estilo, su punto de tensión y una aceptable descripción de un ambiente, un clima de ansiedad con la gran ciudad al fondo. Pero esa tensión no progresa en la buena dirección y se viene definitivamente abajo en la forma de resolverla. Demasiado tinglado para tan poca chicha. “Nada con sifón”, que dice el castizo. Una lástima. Aunque en el lado opuesto, en las antípodas de la incipiente carrera del autor, nos encontramos una vez más con la portentosa trayectoria de un actor todoterreno, Ricardo Darín, que repite, título tras título, el milagro de engrandecer lo bueno y hacer olvidar lo malo y lo regular. Definitivamente, Darín, como tanto grandes, encierra un género en sí mismo, una suerte de alfa y omega, que salva lo insalvable en pantalla y graba a fuego lo que luego merece la pena ensalzar. No es sólo su rostro, que refleja como pocos la angustia, el miedo, el fracaso, la alegría o incluso la vileza. Es su actitud, su genio, su sentido de la medida, que le hace creíble en cualquiera de los personajes que encarne, y lo consigue, además, sin necesidad de sobreactuar. Inmenso de nuevo. Aunque “Séptimo” se quede sólo en eso: en mera forma. Una pena; porque ingredientes, había.