SENDEROS DE GLORIA (1957)

    101
    Titulo original: Paths of Glory
    Año: 1957
    País: EE.UU.
    Duración: 87 min.
    Dirección: Stanley Kubrick.
    Guión: Stanley Kubrick, Calder Willingham y Jim Thompson, basado en la novela "Senderos de gloria", de Humphrey Cobb.
    Música:

    Gerald Fried.
    Temas musicales: “La Marseillaise”; “Künstlerleben, Op.316”, de Johann Strauß; y “Der Treue Husar”, interpretado por Christiane Kubrick.


    Intérpretes

    Kirk Douglas, Ralph Meeker, Adolphe Menjou, George McCready, Wayne Morris, Richard Anderson, Joe Turkel, Christiane Kubrick, Jerry Hausner, Peter Capell, Emile Meyer, Bert Freed, Kem Dibbs, Timothy Carey, Fred Bell, John Stein, Harold Benedict, Paul Bös, Leon Briggs, Wally Friedrichs, Halder Hanson, James B. Harris, Rolf Kralovitz, Ira Moore, Marshall Rainer, Herbert Ellis y Roger Vagnoid.

    Premios

    Premios Bafta de la Academia de Cine Británico: Nominada en la Categoría de Mejor Película basada en otra fuente.


    Sinopsis

    En la Francia de 1916, durante la Primera Guerra Mundial, fuera de peligro, en un tranquilo castillo situado lejos de las líneas de batalla, el astuto, cortés y corrupto general Boulard (Adolphe Menjou), al frente de un grupo de oficiales, con el único objetivo de engrandecer su heroico historial de guerra y pese a saber que se trata de una misión imposible y que sus hombres morirán en el intento, ordena la captura de una inexpugnable posición alemana, el reducto de El hormiguero a cualquier precio y encarga esta tarea al ambicioso General Mireau (George McCready). Éste a su vez ordena al coronel Dax (Kirk Douglas) que encabece el ataque. Tras ser testigos de la masacre de sus compañeros, un batallón de soldados franceses se niega a continuar la misión, actitud ante la que el general ordena disparar contra sus propios hombres. Para justificar su fatal metedura de pata, el general Boulard y sus colegas ordenan el arresto de tres soldados inocentes, culpándoles de cobardía y desacato a las órdenes emitidas. Dax, elegido abogado defensor de los tres soldados, pronto se dará cuenta de que solamente un milagro podrá salvarles del pelotón de ejecución, a no ser que demuestre que los generales son los culpables.

    Comentario

    La película que consagró internacionalmente a Stanley Kubrick fue este fuerte alegato antimilitarista que toma como base la novela de Humphrey Cobb sobre un suceso real acontecido en Francia durante la Primera Guerra Mundial, donde tres soldados fueron juzgados por un tribunal militar y posteriormente pasados por las armas por una supuesta actitud de cobardía frente al enemigo durante la toma de una fortaleza inexpugnable conocida con el sobrenombre de El hormiguero. Kubrick hizo un hábil uso del montaje en paralelo que alternaba imágenes de gran dramatismo, las de hombres gritando de dolor y desesperación en las trincheras, con otras que mostraban la ostentación de unos generales que juegan despreocupadamente a la guerra en sus elegantes palacios, cuantificando las posibles bajas de una misión abocada de antemano al fracaso. Un aspecto muy destacable del filme es el gran trabajo de los actores, con espléndidas composiciones a cargo de Kirk Douglas como el sombrío, inteligente y valeroso coronel Dax, George McCready, que incorpora al villano de la historia, el general Mireau, y Adolph Menjou como el siniestro general Broulard.