SECRETARIA PARA TODO

    Titulo original: Secretaria para todo
    Año: 1958
    País: España
    Duración: 81 min.
    Dirección: Ignacio F. Iquino.
    Guión: Manuel Tamayo, según un argumento de Ricardo Blasco y Vicente Llosa.
    Música: José Casas Augé.

    Intérpretes

    Carmen Sevilla, Antonio Casal, Tony Leblanc, Carmen de Lirio, Trini Alonso, Juan Cazalilla, Antonio Garisa, Matilde Guarnerio, Rufino Inglés, Vicky Lagos, Frank Latimore, Luis Oar, Luis Rico, Antonio Riquelme y Alfonso Rojas.

    Sinopsis

    En la oficina de exportación de don Sergio Romero se recibe en su ausencia un cable por el que se anuncia la inmediata llegada a Madrid del importador holandés Van Wagen, con el que el señor Romero tiene concertada una importante venta de tomates. Cristina, la joven secretaria de Romero, creyendo salvarle de esta imprevista situación, contrata una partida de tomates con objeto de tenerlos a punto para cuando llegue el holandés a España. La llegada de Van Wagen cambia el rumbo de las cosas, puesto que el motivo del viaje obedece simplemente a turismo y no quiere hablar de negocios. Sus deseos son los de encontrar una muchacha guapa y casarse. La única solución del señor Romero es buscarle una joven bonita para el holandés. Planteadas así las cosas, ocurren una serie de incidencias, de las cuales se convierte en heroína la secretaria de Romero, haciendo que el holandés se enamore de Cristina. Los inesperados lances de la situación que se presenta son causa de un equivoco, en el que la secretaria se ve obligada a hacerse pasar por la esposa de Romero. Al mismo tiempo hay un empleado de Romero que está enamorado de Cristina y que toma parte activa en cuantas incidencias ocurren. La simpática Cristina tendrá que decidirse por sus dos pretendientes y el final de la película nos dará la solución: sobre el escenario castizo de la plaza Mayor madrileña, y con una melodiosa y alegre canción por fondo, Cristina se unirá al hombre elegido por ella para siempre.

    Comentario

    A finales de los 50 había resurgido ya en España una clase media urbana y aunque los trabajos femeninos seguían siendo muy minoritarios, comenzaba a popularizarse el de secretaria. El perspicaz Ignacio F. Iquino, produjo y dirigió esta comedia, con Carmen Sevilla dando vida a una de aquellas secretarias, que en el filme realiza una serie de funciones que van mucho más allá de su cometido laboral, aunque gracias a ello encontrará el amor.