SANTA JUANA

    Titulo original: Saint Joan
    Año: 1957
    País: EE.UU.
    Duración: 110 min.
    Dirección: Otto Preminger.
    Guión: Graham Greene, basado en la obra de teatro Santa Juana, de George Bernard Shaw.
    Música: Mischa Spoliansky.

    Intérpretes

    Jean Seberg, Richard Widmark, Richard Todd, Anton Walbrook, John Gielgud, Felix Aylmer, Archie Duncan, Harry Andrews, Margot Grahame, Barry Jones, Francis De Wolff, Finlay Currie, Victor Maddern, Bernard Miles, David Oxley, Patrick Barr, Sydney Bromley, Kenneth Haigh, David Langton, David Hemmings y Norman Rossington.

    Sinopsis

    Juana (Jean Seberg), una sencilla campesina francesa, llega al palacio del Delfín (Richard Widmark) con una carta del capitán de Baudricourt (Archie Duncan). Después de una discusión, el Delfín nombra a Juana como uno de los jefes de su ejército. Su primera batalla contra los ingleses es una victoria para los franceses, que logran levantar el sitio de Orleans y el Delfín es coronado rey con el nombre de Carlos VII. En contra de los deseos del nuevo monarca y su corte, Juana se dirige a París para combatir a los ingleses. En Campiègne es capturada por los borgoñeses y más tarde vendida al jefe del ejército inglés, el conde Warwick (John Gielgud). Entregada a la iglesia para ser juzgada, sufre nueve meses de prisión e interrogatorios, y finalmente es procesada en Rouen. Amenazada con torturas, Juana firma una confesión de herejía, pero cuando descubre que su condena será el encarcelamiento de por vida en el más absoluto aislamiento, destruye su confesión. Warwick, cansado de las contínuas disputas con la iglesia, ordena la ejecución inmediata de Juana, condenada a morir en la hoguera.

    Comentario

    Otto Preminguer adapta la obra homónima de Bernard Shaw sobre la doncella de Orleáns. El guión lo firma el escritor Graham Greene, con el que Preminguer colaboraría más veces. El director puso mucho empeño en no hacer otra historia más de Juana de Arco, sino la Juana de Bernard Shaw, obra teatral que obtuvo siempre un enorme éxito público desde que se estrenó en la década de los años 20 del siglo XX. El director quería una actriz desconocida como protagonista, descubriendo a Jean Seberg, que tenía 17 años, por entonces una desconocida, a la que un año después le vuelve a ofrecer el protagonismo de Bonjour tristesse y que posteriormente Jean-Luc Godard terminaría de consagrar con Al final de la escapada.