ROJO (2018)

    12
    Titulo original: Rojo
    Año: 2018
    País: Argentina – Francia – Brasil – Holanda – Alemania – Bélgica
    Duración: 109 min
    Dirección: Benjamín Naishtat
    Guión: Benjamín Naishtat
    Música: Vincent van Warmerdam

    Intérpretes

    Darío Grandinetti, Claudio Martínez Bel, Mara Bestelli, Alfredo Castro, Rudy Chernicoff, Diego Cremonesi, Rafael Federman, Andrea Frigerio, Laura Grandinetti, Abel Ledesma, Raymond E. Lee, Susana Pampín y Fabiana Uria.

    Premios

    Concha de Plata al Mejor Actor (Darío Grandinetti), Concha de Plata a la Mejor Dirección y Premio del Jurado a la Mejor Fotografía en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián. Seleccionada para la competición oficial del Festival de Cine de La Habana.

    Sinopsis

    A mediados de los años 70, un hombre extraño (Diego Cremonesi) llega a una tranquila ciudad de provincias. En un restaurante, y sin motivo aparente, comienza a agredir a Claudio (Darío Grandinetti), un reconocido abogado padre de una adolescente, Paula (Laura Grandinetti) que está en plena iniciación sexual con su novio Santi (Rafael Federman). La comunidad apoya al abogado y el extraño es humillado y expulsado del lugar. Más tarde y camino a casa, Claudio y su mujer, Susana (Andrea Frigerio), son interceptados por el hombre extraño, quien está determinado a cobrarse una terrible venganza. El abogado toma entonces un camino sin retorno, de muerte, secretos y silencios.

    Comentario

    Un drama descarnado con forma de thriller psicológico escrito y dirigido por Benjamín Naishtat (“El movimiento”), que se desarrolla durante los últimos meses del gobierno peronista previos al golpe militar de 1976, describiendo el ambiente enrarecido en una pequeña ciudad provinciana del interior de Argentina y que pone en evidencia la corrupción de una sociedad cómplice y violenta que anticipa la dictadura militar. La trama bascula entre la intriga y el drama descarnado y absurdo al que no le faltan tampoco algunas pinceladas cómicas. El director firma una metáfora para retratar una sociedad cruel, indiferente a todo lo que no sea el propio beneficio y partícipe de la violencia. Aunque en algunos momentos la narración parece perder garra, nunca decaen su intención ni su capacidad de sorprender.