RIFKIN’S FESTIVAL (2020)

    23
    Titulo original: Rifkin's Festival
    Año: 2020
    Fecha de estreno en España: 02-10-2020
    País: España - EE.UU. - Italia
    Duración: 92 min.
    Dirección: Woody Allen
    Guión: Woody Allen
    Música: Stephane Wrembel Temas musicales: “Dreaming of Rose”.

    Intérpretes

    Wallace Shawn, Gina Gershon, Elena Anaya, Christoph Waltz, Steve Guttenberg, Richard Kind, Louis Garrel, Damian Chapa, Enrique Arce, Georgina Amorós, Sergi López, Nathalie Poza, Manu Fullola, Isabel García Lorca, Andrea Trepat, Bobby Slayton, Douglas McGrath, Yan Tual, Ben Temple, Luz Cipriota, Ken Appledorn, Elena Sanz, Karina Kolokolchykova, Sergi Martos, Natalia Dicenta, Godeliv Van den Brandt, Carmen Salta, Nick Devlin, Nicolás Montoya, Rick Zingale, Yuri D. Brown, Stephanie Figueira, Iñigo Etxebeste, Rose Harlean y John Sehil.

    Premios

    Película de apertura del Festival Internacional de Cine de San Sebastián.

    Sinopsis

    Un matrimonio estadounidense acude al Festival de San Sebastián: él, Mort Rifkin (Wallace Shawn) un profesor de cine clásico, ella, Sue (Gina Gershon) mucho más joven, una representante de artistas, que queda prendado del certamen donostiarra, de la belleza y el encanto de la ciudad y de la fantasía del mundo del cine. Durante su estancia en este encantador enclave ella vivirá un affaire con un director francés, Philippe (Louis Garrel) al que le lleva la prensa, seco y engreído, que se cree un genio, y él se enamorará de Jo Rojas (Elena Anaya) una doctora española residente en la ciudad y que podría ser su hija, con problemas con su marido Paco (Sergi López), mientras rememora sus escenas más queridas del cine clásico.

    Comentario

    Película que se puede entender como el testamento de Woody Allen, que contiene dos historias de amor: una por el cine clásico, preferentemente europeo (Fellini, Truffaut, Godard, Renoir, Buñuel, Bergman…) Y la otra por la belleza y la vida, reflejada en Donosti, preciosa ciudad, por su vitalidad, sus gentes y su saber vivir. No es una de las obras maestras de Allen, pero es una película amable y simpática en la que el cineasta refleja sus dos pasiones, el cine (el protagonista, Wallace Shawn, un tipo bajito, mayor y feo pero lleno de ingenio, se puede ver como un alter ego del propio Allen), y la vida. Nada mejor que Donosti para reflejarla. Un homenaje a los sueños cinematográficos.