REVOLUCIÓN

    17

    En 1776 el mundo estaba gobernado por dos naciones, Francia e Inglaterra. Los dos países arrastran, desde ochenta años atrás, una abierta y ostensible hostilidad a causa de su rivalidad por lograr el dominio mundial. América es la más preciada posesión del imperio inglés, y la más importante de las naciones que emergen en el siglo XVIII. La colonia hace pública una declaración de independencia de Inglaterra, el pueblo americano se muestra dividido, y mientras una cuarta parte del país permanece leal al rey Jorge, éste organiza un gran ejército que desembarca en Long Island para aplastar a los rebeldes. El 4 de julio de 1776, 30.000 Casacas Rojas se disponen a marchar sobre Nueva York mientras que el pueblo organiza su propio ejército para hacerles frente. En esta difícil situación Tom Dobb (Al Pacino), un comerciante que vive del intercambio por el río por el que sube y baja con su barco, y su hijo Ned (Dexter Fletcher) llegan a Nueva York, siéndoles requisado el barco por los revolucionarios, quienes les obligan a unirse a ellos. Se les entrega a cambio un pagaré de 70 dólares y la promesa de tierras de cultivo cuando finalice el conflicto. Tom, acompañado de su único hijo (los tres anteriores y su mujer murieron) se dirige al gobierno provisional para recoger los dólares, pero allí le dicen que se lo darán cuando acabe la guerra. Mientras Ned se alista entre los voluntarios y Tom, deseando protegerle, hace lo mismo. Tras la batalla de Brooklyn Heights, Daisy McConnahay (Nastassja Kinski) cura las heridas de Tom Dobb, sintiéndose atraída por él. En la batalla siguiente, Nueva York pasa de nuevo a dominio inglés y Ned es hecho prisionero por el Sargento Peasy (Donald Sutherland), un rígido servidor del Imperio Británico. Tom se introduce en el campamento enemigo encontrado a Ned atado a un cañón. Será en ese instante cuando acabe su neutralidad. Padre e hijo logran huir y se convierten en exploradores junto a una tribu india enemiga de los ingleses.