RÉQUIEM POR BROWN

    14
    Titulo original: Brown’s Requiem
    Año: 1998
    País: EE.UU.
    Duración: 104 min.
    Dirección: Jason Freeland
    Guión: Jason Freeland, basado en la novela de James Ellroy "Brown's Requiem".
    Música: Cynthia Millar. Temas musicales: "Rebecca", interpretado por Cynthia Willar; "Lights", interpretado por The Jayhawks; "Popcorn Boo-Ga-Loo (Part 1)", interpretado por Jerryo; "The Dirty Dozens", interpretado por Speckled Red; y "Thunderstorms and Neon Signs", interpretado por Wayne Hancock.

    Intérpretes

    Michael Rooker, Big Daddy Wayne, Jack Wallace, William Sasso, Selma Blair, Harold Gould, Brion James, Kevin Corrigan, Ron Barker, William Newman, David Labiosa, Al Rodrigo, Lisa Koch, Barry Newman, Lee Weaver, Kevin Jackson, Brad Dourif, Tobin Bell, Jack Conley, Rolando Molina, Danny Mora y Jennifer Coolidge.

    Sinopsis

    Un detective del departamento de policía de Los Ángeles llamado Fritz Brow (Michael Rooker), es retirado del servicio activo debido a su adicción al alcohol. Obligado a mantenerse sobrio, Brown decide trabajar como investigador por su cuenta, aunque realmente con lo que más dinero saca es recuperando coches robados. Un día, se presenta en su despacho Freddie «Fat Dog» Baker (William Sasso), un Caddy de golf que tiene ciertas sospechas respecto a la relación que su hermana Jane (Selma Blair), casi una adolescente, mantiene con un adinerado hombre de negocios llamado Solly (Harold Gould), que podría ser su abuelo y al que se le relaciona con la mafia. Aunque a regañadientes, Brown acepta el caso, pero, en el camino de su investigación, se cruza el Cathart (Brion James), el agente de policía responsable de que se quedase sin trabajo mientras descubre que una serie de asesinos a sueldo trabajan para eliminar a personas claves para la aclarar todo, que van muriendo según Brown avanza en sus pesquisas sobre Solly y Jane.

    Comentario

    Un thriller muy eficaz que sigue a los clásicos de la serie negra en torno a un ex policía de Los Ángeles que, entre copa y copa, se dedica a recuperar coches para un revendedor y a escuchar música clásica en su destartalado despacho de investigador privado que se ve inmerso en un mundo de conspiraciones y crímenes donde puede perder algo más que su trabajo.