REBELIÓN A BORDO (1962)

    34

    La acción transcurre en el siglo XVIII. La fragata Bounty, de la Marina Británica, zarpa camino de los mares del sur en busca de una extraña planta que no existe todavía en Inglaterra. Bligh (Trevor Howard), el capitán de la fragata, somete a la tripulación a toda clase de vejaciones, incluyendo a los oficiales, hasta que un día Fletcher Christian (Marlon Brando), el segundo de a bordo, se pone al frente de un motín frente al capitán. Se hace una votación entre todos los marineros para ver quienes se suman a la rebelión y quienes siguen adictos al capitán. De acuerdo con las cartas de navegación de la Real Marina Inglesa, dejan al capitán y a sus escasos partidarios en una barca a suficiente distancia de la costa. Poco después el barco llega a una isla paradisiaca que no figura en ningún mapa, por lo que deciden quedarse a vivir allí donde nadie los pueda encontrar. Pasado algún tiempo Fletcher Christian decide regresar a Inglaterra para ser juzgado, pues piensa que tienen, él y sus compañeros, motivos suficientes para ser indultados. Pero sus compañeros, algunos de los cuales ya han formado un hogar con las nativas, no quieren regresar a Inglaterra y una noche queman la fragata.