¡QUÉ RUINA DE FUNCIÓN! (1992)

    369
    Titulo original: Noises Off!
    Año: 1992
    País: EE.UU.
    Duración: 99 min.
    Dirección: Peter Bogdanovich
    Guión: Martin Kaplan, basado en la obra de teatro de Michael Frayn.
    Música:

    Phil Marshall.
    Temas musicales: «There’s No Business Like Show Business», interpretado por Niki Haris; «Broadway Melody», interpretado por Niki Haris; «Another Op’nin’, Another Show»; «Lullaby of Broadway»; y «With a Little Help from My Friends».


    Intérpretes

    Carol Burnett, Michael Caine, Denholm Elliott, Julie Hagerty, Marilu Henner, Mark Linn-Baker, Christopher Reeve, John Ritter, Nicollette Sheridan, Katie Rich, Zoe R. Cassavetes, Kim Sebastian, Louise Stratten, J. Christopher Sullivan, Kimberly Neville, Cleveland O'Neal III, Roger Michelson, Joe Hanna, Rosie De Sanctis, Jack McCall, Keith Crowningshield, Andrew Mapp, Diana Agostini, Bronson Dudley, Drummond Erskine, Roger Armstrong, Dick Corman, Wendy Wilson, Matt Gottlieb, Dana Marley, Forest Baker, Jorga Caye y Don Roberts.

    Sinopsis

    Lloyd Fellowes (Michael Caine) es un autor teatral a punto de estrenar su obra en Cleveland, contempla las luchas personales entre los actores de la compañía, que hacen peligrar la funcion. Incapaz de poner orden en el grupo, decide vagar por la ciudad durante el tiempo de la representación. En el transcurso la obra sufrirá múltiples mutaciones cuando los actores trasladan al escenario sus enfrentemientos personales. Estructurada en tres partes, las tres ocasiones en que se representa la obra «Nada encima» resulta cada vez más disparatada e irreconocible respecto a las versiones anteriores.

    Comentario

    Comedia con aires de screw-ball que narra los avatares del estreno de una obra de teatro llena de delirantes y divertidos contratiempos. Disparatados enredos delante y detrás del escenario cuando los actores trasladan a la función que representan, sus enfrentamientos personajes. Una divertidísima comediade enredo sobre el mundo del teatro, mostrando por delante y por detrás lo que ocurre a ambos lados del escenario. Peter Bogdanovich rindió aquí su homenaje al mundo de la escena y a las comedias clásicas de Hollywood, ya que muchas de las comedias transcurren como si de cine mudo se tratase, debido a que las maquinaciones de la trastienda no pueden afectar, en principio, al transcurso normal de la función ante los espectadores. Para bordar esta delirante parodia, la comedia cuenta con un excelente conjunto de actores, cada uno de ellos encarnando un prototipo diferente de intérprete dramático.