PSICOSIS (1960)

    Titulo original: Psycho
    Año: 1960
    País: EE.UU.
    Duración: 109 min.
    Dirección: Alfred Hitchcock
    Guión: Joseph Stefano, basado en una novela de Robert Bloch.
    Música:

    Bernard Herrmann.


    Intérpretes

    Anthony Perkins, Janet Leigh, Vera Miles, John Gavin, Martin Balsam ,John McIntire, Lurene Tuttle, Simon Oakland, Frank Albertson, Patricia Hitchcock, Vaughn Taylor, Mort Mills, John Anderson, Francis de Sales, George Elridge, Sam Flint, Helen Wallace, Ted Knight y Frank Killmond.

    Premios

    Oscar: Nominada en las categorías de Mejor Director, Mejor Actriz Secundaria (Janet Leigh), Mejor Fotografía y Mejor Dirección Artística.
    Globos de Oro: Premio a La Mejor Actriz Secundaria (Janet Leigh).


    Sinopsis

    En Phoenix, una pequeña localidad de Arizona, una secretaria de una empresa inmobiliaria, Marion Crane (Janet Leigh) no puede casarse con su amante, Sam Loomis (John Gavin), abrumado por las deudas de su difunto padre. El destino pone en sus manos 40.000 dólares en efectivo que su jefe le confía para depositarlos en el banco. Marion decide apoderarse de esa suma para comenzar con Sam una nueva vida en California. Sale en su coche de la ciudad buscando reunirse con él más adelante, pero un policía de carreteras la sigue por lo que, para despistar, compra un nuevo coche en un establecimiento del camino. Cae la noche y una fuerte tormenta le hacen que tome una carretera secundaria y se detenga a pasar la noche en un solitario y escondido motel de carretera. Su dueño, Norman Bates (Anthony Perkins), un joven tímido de aspecto enfermizo que confiesa que vive sólo con su anciana madre en una tenebrosa casa que se yergue junto al motel y que el disecar pájaros en su única afición. Escuchando a Norman, Marion se da cuenta de lo absurdo de su proceder y decide regresar a Phoenix a la mañana siguiente para devolver el dinero a su dueño. Pero, mientras se ducha en su habitación, una siniestra silueta surge tras la cortina y la apuñala hasta matarla. Norman queda desolado al ver el cadáver, pero, leal a su madre, limpia la ducha con minuciosidad y hace desaparecer el cuerpo de Marion, y a la vez, sin saberlo, los 40.000 dólares envueltos en un periódico, al empujar al automóvil de la chica al fondo de un lago. Poco tiempo después, Lila Crane (Vera Miles), la hermana de Marion, se reúne con Sam para que le ayude en la búsqueda de la chica desaparecida tan misteriosamente. Otro tanto pretende un detective de seguros, Milton Arbogast (Martin Balsam), contratado para recuperar el dinero. Arbogast consigue localizar el motel, pero Norman no le consiente que vea a su madre. Cuando el detective se introduce en la casa para hablar con ella, es asesinado. Mientras tanto, Lila y Sam descubren, a través del sheriff Chambers (John McIntire), que la madre de Norman murió ocho años atrás. Los dos llegan al motel cuyo paradero les indicó Arbogast antes de morir. Mientras Sam entretiene a Norman, Lila trata de hablar con la madre que su hijo encerró en la bodega. Descubre entonces con horror, que es una momia, al tiempo que Norman, vestido de mujer, trata de apuñalarla, lo que Sam evita en el último minuto. El doctor Richmond (Simon Oakland), eminente psiquiatra, explica que Norman es un maníaco homicida que conservó el cuerpo embalsamado de su madre en la casa durante esos años, asumiendo su identidad.

    Comentario

    La película más famosa de Alfred Hitchcock y una de las obras maestras del cine de terror. La archifamosa escena de la ducha, todo un modelo de planificación narrativa, cuya duración es solo de 45 segundos, fue rodada durante una semana con 68 emplazamientos diferentes de cámara, a partir de un story board diseñado por Saul Bass, el creador de los créditos de "Vértigo" y "Con la muerte en los talones". La película contenía algo insólito y muy arriesgado para el cine de la época, que la protagonista moría a los 20 minutos de haber comenzado el filme. Se trata de una película de bajo presupuesto, que Hitchcock levantó como alternativa a un proyecto más caro que le había venido abajo, con la acción limitada a cinco decorados y con la fotografía en blanco y negro, casi como uno de sus telefilmes de 25 minutos que realizaba por entonces.