PROYECTO BRAINSTORM (1983)

    22
    Titulo original: Brainstorm
    Año: 1983
    País: EE.UU.
    Duración: 106 min.
    Dirección: Douglas Trumbull
    Guión: Philip Frank Messina y Robert Stitzel, basado en un argumento de Bruce Joel Rubin.
    Música: James Horner.

    Intérpretes

    Christopher Walken, Natalie Wood, Louise Fletcher, Cliff Robertson, Jordan Christopher, Donald Hotton, Alan Fudge, Joe Dorsey, Bill Morey, Jason Lively, Darrell Larson, Lou Walker, Stacey Kuhne-Adams, John Hugh, Ira David Wood III, Keith Colbert, Jerry Bennett, Mary Fran Lyman, Jack Harmon, Nina Axelrod, Kelly W. Brown, Desiree Ayres, Debby Porter, Alan G. Butler, Robert Bloodworth, Georgianne Walken, Jimmy Boyd, Charlie Briggs, Ann Lincoln, Robert Terry Young, Bill Willens, Jim Burk, James J. Casino, Robert Hippard, John Gladstein, Herbert Hirschman, John Vidor, Bill Couch, Robert Gooden, Wallace Merck, Glen Lee, Ernest Robinson, Roger Black, Tommy J. Huff, May Boss, Clay Boss, Peter Harrell, Susan Kampe, Lana Clarkson, John Philip Dayton, Eric Lively y Don Stafford.

    Sinopsis

    Un grupo de científicos, capitaneado por Michael Brace (Christopher Walken), su exesposa Karen (Natalie Wood) y su amiga Lillian Reynolds (Louise Fletcher), son los responsables de un asombroso descubrimiento científico: una máquina capaz de grabar los pensamientos, las sensaciones e incluso los recuerdos, y de almacenarlos en una cinta magnética susceptible de ser reproducida, y por tanto “sentida”, por una tercera persona tantas veces como se quiera. Pero Alex Terson (Cliff Robertson), director de la empresa que financia el proyecto, quiere aprovechar el descubrimiento para usos militares. La muerte inesperada de Lillian, víctima de un ataque cardíaco, y que en el momento de su fallecimiento graba lo que acontece mientras tanto en su cerebro –es decir: graba el Más Allá…–, precipitará los acontecimientos.

    Comentario

    Douglas Trumbull, genial creador de efectos visuales a quien se le deben los trucajes de clásicos de la ciencia ficción como “2001: Una odisea del espacio” (Stanley Kubrick, 1968), “Encuentros en la tercera fase” (Steven Spielberg, 1977) y “Blade Runner” (Ridley Scott, 1982), llevó a cabo dos trabajos como realizador, ambos también inscritos en el género de la ficción científica: la fábula ecologista “Naves misteriosas” (1972) y esta, “Proyecto Brainstorm” (1983), una rareza con un elevado contenido experimental que, a pesar de su presupuesto, alto para los cánones hollywoodienses del momento –18 millones de dólares–, acabó saldándose con un fracaso comercial: apenas 10 millones de dólares en los EE.UU. “Proyecto Brainstorm” era una película ambiciosa, pretenciosa incluso, que intenta combinar un argumento complejo con una innovadora técnica cinematográfica. Fue la película póstuma de Nathalie Wood