PORKY`S

    Titulo original: Porky's
    Año: 1981
    País: Canadá - EE.UU.
    Duración: 94 min.
    Dirección: Bob Clark
    Guión: Bob Clark
    Música: Paul Zaza y Carl Zitter.

    Intérpretes

    Dan Monahan, Mark Herrier, Wyatt Knight, Roger Wilson, Cyril O'Reilly, Tony Ganios, Kaki Hunter, Kim Cattrall, Nancy Parsons, Scott Colomby, Boyd Gaines, Doug McGrath, Susan Clark, Art Hindle, Wayne Maunder, Alex Karras, Chuck Mitchell, Eric Christmas, Bill Hindman, John Henry Redwood, Jack Mulcahy, Rod Ball, Julian Byrd y Bill Fuller.

    Sinopsis

    En Florida, durante la década de los cincuenta, un grupo de pícaros adolescentes que van juntos a al instituto Angel Beach están obsesionados con el sexo y con perder la virginidad. Entre sus miembros están Pee Wee (Dan Monahan), que está decidido a perder su virginidad a cualquier precio, y Tommy (Wyatt Knight), que en su obsesión por las chicas ha encontrado una mirilla secreta en el cuarto de baño de éstas. Para dar rienda suelta a sus necesidades planean una visita Porky’s, un local de alterne y striptease de mala fama. Buscan acción y marcha En Porky’s son timados y más tarde expulsados del local por el dueño. Humillados y doloridos, conciben todo tipo de gamberradas contra él como venganza. A partir de entonces le harán la vida imposible con tal de lograr tener acceso a las chicas.

    Comentario

    El estadounidense entonces radicado en Montreal, Bob Clark (Las Superbabies. Unos peques geniales. Soldados de papel. Turk 182, el rebelde. Historias de Navidad. Asesinato por decreto), escribió, dirigió y produjo esta cinta sobre las aventuras de unos jóvenes estudiantes, en los años 50, obsesionados con el sexo y con perder la virginidad. Clark que realizó Porky’s con un más que modesto presupuesto, nunca esperó el inesperado éxito de público y taquilla que consiguió la película. Fruto de todo ello, son las dos secuelas de la misma (Porky’s II: al día siguiente, también dirigida por Clark en 1983, y Porky’s contraataca, dirigida por James Komack. en 1985). Uno de los aciertos de Clarke fue que llevó la propuesta del chiste sobre sexo a extremos impensados hasta entonces para una comedia humorística. Además, fue el detonante de muchas comedias similares que aún siguen filmándose.