POLYESTER

    Titulo original: Polyester
    Año: 1981
    País: EE.UU.
    Duración: 86 min.
    Dirección: John Waters
    Música: Deborah Harry y Michael Kamen. Temas musicales: Polyester, interpretado por Tab Hunter, Be My Daddy Baby (Lu-Lu’s theme), interpretado por Michael Kamen y The Best Thing, interpretado por Bill Murray

    Intérpretes

    Divine, Tab Hunter, Edith Massey, David Samson, Mary Garlington, Ken King, Mink Stole, Joni Ruth White, Hans Kramm, Stiv Bators, Rick Breitenfeld, Michael Watson, Derek Neal, Jean Hill, Jim Hill, John Brothers, Mary Vivian Pearce, Sharon Niesp, Cookie Mueller, Marina Melin, Susan Lowe, Tom Diventi, George Hulse y Tony Parkham.

    Sinopsis

    Francine Fishpaw (Divine) es una mujer metabólicamente equilibrada. Pesa 120 kilos, está casada con un honrado exhibidor cinematográfico, Elmer (David Samson) cuyo cine proyecta las películas más explícitamente pornográficas del continente, ante las continuas protestas del vecindario, y tiene dos hijos que no tienen más problemas que los propios de su edad: Dexter (Ken King), drogadicto y maníaco sexual, y su dulce hermana Lu-Lu (Mary Garlington), ninfómana y novia de un punkie. En este modélico hogar, los acontecimientos se precipitan. Elmer la abandona cuando Francine le descubre en un motel con su secretaria. Su hijo es detenido por la policía por sus brutales ataques a los pies de las mujeres, y su hija se queda embarazada, siendo recluida, para evitar que aborte, en un centro asistencial regido por monjas. Es tal la situación que hasta el perro prefiere suicidarse colgándose de la nevera. Francine, incapaz de soportar la tumultuosa realidad de su hogar, se ve abocada a ahogar sus penas en litros de alcohol, convirtiéndose en un auténtico deshecho humano. Solamente un milagro podría remediar una situación tan desesperada, y éste se produce en la figura de Todd Tomorrow (Tab Hunter), rico propietario de un cine de arte y ensayo y cuyo hortera sex appeal hace estragos en el debilitado corazón de Francine. Tras una serie de vejaciones del que creía que era su príncipe azul de polyester, el destino, personificado en una estrafalaria amiga de Francine (antigua criada suya y ahora multimillonaria), viene a premiar a esta abnegada ama de casa y a sus dos reformados hijos que, fortalecidos por el sufrimiento, huelen al fin un futuro despejado.

    Comentario

    Si una película como La túnica sagrada es recordada por ser la que inauguró el sistema Cinemascope, Polyester lo es, en menor medida, por se la creadora del sistema Odorama, el cual permitía oler ciertas fragancias en determinados momentos de la narración: En la proyección aparecían en su momento unos números, cada vez que un personaje se disponía a disfrutar de alguna fragancia, no siempre agradable, y los espectadores, provistos en sus butacas con unas tarjetas, olían en ellas el número marcado. El Odorama nació y murió con la proyección en salas de cine de este filme, y ya posteriormente en sus copias en vídeo, DVD y en pases por televisión, desapareció completamente esta indicación de olores. Anécdotas aparte, se trata de una extravagancia del irrepetible tandem que formó el cineasta John Waters con el famoso travesti Divine, en sus primeras películas. Aquí abandonaba ya el carácter cutre y provocador de Pink Flamingos para homenajear a su admirado William Castle a través de una comedia con forma de enloquecido folletín con hijo drogadicto, hija ninfómana, madre desquiciada y padre erotómano, todo ello al servicio de los excesos interpretativos del desaparecido Divine, esta vez acompañado pro el antaño guaperas Tab Hunter.