POLLO AL VINAGRE

0

Tres ricachones de un pueblo francés, el notario Hubert (Michel Bouquet), el médico Philippe (Jean Topart) y el carnicero Gérard (Jean-Claude Bouillaud), han montado una sociedad inmobiliaria y necesitan para sus operaciones el terreno donde se encuentra la casa de los Cuno. Estos, a pesar de las promesas, de las presiones e incluso de las amenazas, se niegan a vender su casa. Louis Cuno (Lucas Belvaux), un chico de 20 años muy tímido, vive allí con su madre (Stephane Audran), una mujer posesiva y un poco loca que se ha quedado paralítica tras una caída por las escaleras y no sale nunca de casa desde que la abandonó su marido, hace unos doce años. Louis es el cartero del pueblo, y para defenderse del acoso a que se ven sometidos, él y su madre abren todas las cartas destinadas a sus enemigos y las copian antes de que Louis vaya a repartirlas. Poco a poco, la situación se complica. Delphine (Josephine Chaplin), la mujer del médico, quién en realidad financiaba las operaciones de los tres socios, desaparece. Extraños sobres vacíos, supuestamente escritos por ella, llegan de Suiza. Louis, por su parte, espía las idas y venidas de sus enemigos, pincha las ruedas del coche del médico y, una noche, vierte azúcar en el depósito de gasolina del coche del carnicero. A la mañana siguiente, éste se mata en un accidente. Asustado, Louis se confiesa a Henriette (Pauline Laffont), la rubia y apetitosa empleada de correos, quién aprovecha la ocasión para atraparlo en sus redes. Llega al pueblo el inspector Lavardin (Jean Poiret), un policía de métodos poco ortodoxos, para dirigir la investigación.