PINA (2011)

    Titulo original: Pina
    Año: 2011
    País: Alemania – Francia – Gran Bretaña
    Duración: 103 min.
    Dirección: Wim Wenders
    Guión: Wim Wenders
    Música: Thom Hanreich.

    Intérpretes

    Regina Advento, Malou Airaudo, Ruth Amarante, Jorge Puerta Armenta, Pina Bausch, Rainer Behr, Andrey Berezin, Damiano Ottavio Bigi, Aleš Cucek, Clémentine Deluy, Josephine Ann Endicott, Lutz Förster, Pablo Aran Gimeno, Mechthild Großmann, Silvia Farias Heredia, Barbara Kaufmann, Nayoung Kim, Daphnis Kokkinos, Ed Kortlandt, Eddie Martinez, Dominique Mercy, Thusnelda Mercy, Ditta Miranda Jasjfi, Cristiana Morganti, Morena Nascimento, Nazareth Panadero, Helena Pikon, Fabien Prioville, Jean-Laurent Sasportes, Franko Schmidt, Azusa Seyama, Julie Sanan, Julie Anne Stanzak, Michael Strecker, Fernando Suels Mendoza, Aida Vainieri, Anna Wehsarg, Tsai-Chin Yu, Alexeider Abad Gonzales, Stephan Brinkmann, Meritxell Checa Esteban, Paul Hess, Rudolf Giglberger, Chrystel Wu Guillebeaud, Mu-Yi Kuo, Szu-Wei Wu, Tomoko Yamashita, Sergey Zhukov y Andy Zondag.

    Premios

    Presentada fuera de competición en el Festival Internacional de cine de Berlín Seleccionada para la Sección Zabaltegi del Festival Internacional de Cine de San Sebastián.
    Premio al Mejor Documental en los Premios del Cine Europeo.

    Sinopsis

    Documental sobre la relación entre el cine y la danza, no sólo por estar grabado en 3D, sino por la originalidad de su planteamiento. Rodado íntegramente en escenarios urbanos y naturales de Wuppertal, ciudad alemana en la que Pina residió durante 35 años y hogar de la Tanztheater Wuppertal Pina Bausch, compañía de danza fundada por la gran coreógrafa alemana. A través de un viaje sensual, visualmente muy impactante, Wenders acerca al espectador sus coreografías más conocidas, a la vez que colaboradores y amigos de la coreógrafa describen su pasión por la danza y su relación con el público.

    Comentario

    Documental musical en torno a la bailarina y coreógrafa Pina Bausch, que al principio era un proyecto común entre la creadora del Tanztheater y el director Wim Wenders, que se convirtió, con la desaparición de Bausch, en un homenaje a su obra por la tropa del Wuppertaler Tanztheater. Tras la repentina muerte de Pina Bausch en 2009, su íntimo amigo, el director de cine Wim Wenders, se replantea una película sobre la bailarina. Durante los más de 20 años de amistad personal, Wim Wenders y Pina Bausch nunca abandonaron su idea de hacer juntos una película de danza. Pero, no fue hasta que las posibilidades ofrecidas por la tecnología digital del 3D, encontraron la plasticidad y la expresividad emocional que durante tanto tiempo habían buscado para poder llevarla a la gran pantalla. Ya es posible reproducir en el cine la dimensión del espacio. Esa dimensión en la que el movimiento y la danza tienen lugar, y en la que el 3D puede meter al espectador a un viaje de descubrimiento sensual.