PERDICIÓN (1944)

    17
    Titulo original: Double indemnity
    Año: 1944
    País: EE.UU.
    Duración: 107 min.
    Dirección: Billy Wilder
    Guión: Billy Wilder y Raymond Chandler, basado en la novela de James M. Cain "Double Indemnity in Three of a Kind".
    Música: Miklos Rozsa.

    Intérpretes

    Fred MacMurray, Barbara Stanwyck, Edward G. Robinson, Porter Hall, Jean Heather, Tom Powers, Byron Barr, Richard Gaines, Fortunio Bonanova, John Philliber, James Adamson, John Berry, Edmund Cobb, Kernan Cripps, Betty Farrington, Bess Flowers, Miriam Franklin, Harold Garrison, Eddie Hall, Teala Loring, George Magrill y Sam McDaniel.

    Premios

    Nominada al Oscar en las categorías de Mejor Película, Mejor Director, Mejor Actriz Principal (Barbra Stanwyck), Mejor Guión, Mejor Fotografía, Mejor Música y Mejor Sonido.

    Sinopsis

    Los Ángeles, años 40. Es madrugada, un coche se detiene frente a las oficinas de una compañía de seguros. Walter Neff (Fred MacMurray) sale del vehículo, está gravemente herido y, a duras penas, consigue llegar hasta su oficina. Haciendo acopio de sus últimas fuerzas, Walter comienza a narrar, en un dictáfono, una sórdida historia de cómo conoció a Phyllips Dietrichson (Barbara Stanwick) y de que pérfida manera esta mujer le llevó a dar muerte a su marido. Walter Neff era un honesto agente de seguros que, por motivos de su profesión entra en contacto con el Sr. Dietrichson (Tom Powell), al que su fría y calculadora esposa Phyllips anima a hacerse un seguro de vida. Walter queda fascinado por Phyllips a la que visita varias veces en ausencia del Sr. Dietrichson y pronto la pareja planea cometer el crimen perfecto y quedarse con la cuantiosa suma del seguro. Pero el detective Barton Keyes (Edward G. Robinson) sospecha que todo es un montaje, iniciando una serie de investigaciones y logrando crear una tensión que, inevitablemente, va a enfrentar a los amantes.

    Comentario

    Basada en un caso real, es una de las grandes obras maestras del cine negro americano de los 40, que tipificó el arquetipo de la rubia asesina. Un film de una sordidez y una audacia sorprendente para la época, donde Billy Wilder, autor del guión junto al mítico escritor Raymond Chandler, adaptándolo de una novela de James M. Cain, recrea una viciada atmósfera y una fría crueldad, demostrando que también en el thriller este director brilló como uno de los más grandes entre los grandes. Excelentes trabajos de Barbara Stanwyck como la fría, calculadora y sensual vamp y de Fred McMurray en el mejor trabajo de su carrera, mucho antes de que fuese fichado por la Disney para interpretar comedias familiares.