PALABRAS ENCADENADAS

    Titulo original: Palabras encadenadas
    Año: 2003
    País: España
    Duración: 87 min.
    Dirección: Laura Mañá.
    Guión: Fernando de Felipe y Laura Mañá, según una historia de Jordi Galcerán.
    Música: Francesc Gener.

    Intérpretes

    Dario Grandinetti, Goya Toledo, Fernando Guillén, Eric Bonicatto, Blanca Apilánez, Robert Forcadell, Alexis Hill, Germán José, Mikele y Mariona Perrier.

    Sinopsis

    Encerrada en un oscuro sótano, Laura (Goya Toledo), una psiquiatra de poco más de treinta años, contempla aterrorizada un vídeo en el que un hombre confiesa ante la cámara ser un asesino en serie. Es Ramón (Darío Grandinetti), un tipo aparentemente normal, inofensivo, de unos cuarenta años. Amordazada y atada a una silla, Laura reconoce en él a la misma persona que la ha secuestrado y que se mueve ahora alrededor suyo ocultándose entre las sombras. Ramón apaga la tele sin dejar de hablar en ningún momento. Se acerca a ella y, quitándole la mordaza, le propone jugar a las palabras encadenadas. Si le gana, la dejará marcharse, pero si pierde, le sacará un ojo. Presa del pánico, Laura acepta enfrentarse a él. Juegan. Laura se equivoca. Ramón se acerca a ella amenazador. De nada parecen servir sus gritos. Un mes después, vemos a Ramón dando una clase magistral en una universidad. Es un carismático profesor de filosofía. Dos policías irrumpen discretamente en el aula y le piden amablemente que les acompañe a comisaría. Ramón accede. Una vez en la central, Ramón es interrogado por el comisario Espinosa (Fernando Guillén) y el agente Sánchez (Eric Bonicatto), un par de policías que investigan la extraña desaparición de su ex mujer, una psiquiatra llamada Laura Galán. Ramón, sin perder nunca los nervios, reconoce, mintiendo, que hace mucho que no la ve. Mientras sortea las preguntas y las insinuaciones de los policías, recuerda lo ocurrido en el sótano un mes antes. Al parecer no le hizo daño a Laura cuando ella perdió jugando a las palabras encadenadas. Sin embargo, Ramón se dedica a torturarla psicológicamente, a humillarla, a vengarse de ella metiéndole el miedo en el cuerpo y exigiéndole al mismo tiempo una terapia efectiva. Ramón reconoce haber matado a dieciocho personas tan sólo para tener una coartada que le permita asesinarla sin levantar sospechas. En paralelo a dichos recuerdos, los policías van acorralando a Ramón a fuerza de evidencias. A su comportamiento violento, debidamente documentado en las actas judi

    Comentario

    La también actriz Laura Mañá (Trece campanadas, Nowhere) alcanzó cierta notoriedad entre crítica y público con su debut como directora en Sexo por compasión. Ahora aborda, en su segundo trabajo tras la cámara, un intenso thriller sobre las fronteras del deseo, donde nada es lo que parece y donde las reglas del juego cambian constantemente, donde la verdad se presenta distorsionada con recuerdos y engaños de dos personajes dispuestos a explorar sus límites. El guión es un complejo rompecabezas escrito por Fernando de Felipe (Darkness) en colaboración con la propia directora, que se basa en una obra del dramaturgo Jordi Galcerán. Darío Grandinetti (Hable con ella, Operación Fangio, Tiempo de tormenta) y Goya Toledo (La caja 507, Amores perros, Mararía) son los protagonistas de este filme, acompañados por Fernando Guillén (El abuelo, Mujeres al borde de un ataque de nervios) y Eric Bonicatto (Sexo por compasión).