PAJARITOS Y PAJARRACOS

    Titulo original: Uccellacci e uccellini
    Año: 1966
    País: Italia
    Duración: 101 min.
    Dirección: Pier Paolo Pasolini.
    Guión: Pier Paolo Pasolini.
    Música: Ennio Morricone, Doimenico Modugno y Totò. Tema musical: Carmè, carmè.

    Intérpretes

    Totó, Ninetto Davoli, Femi Benussi, Rossana Di Rocco, Renato Capogna, Pietro Davoli, Rosina Moroni, Lena Lin Solaro, Gabriele Baldini, Ricardo Redi, Umberto Bevilacqua, Lina D'Amico, Cesare Gelli, Vittorio La Paglia, Alfredo Leggi, Renato Montalbano, Mario Pennisi, Flaminia Siciliano, Fides Stagni, Giovanni Tarallo y Vittorio Vittori.

    Sinopsis

    Marcello (Totó), padre de dieciocho hijos y agricultor de profesión emprende viaje a pie por diversos caminos rurales, acompañado de su hijo Nicoletto (Ninetto Davoli), a la gran ciudad, con el propósito de pedir una moratoria que pesa sobre su finca. En el camino se les une un insólito personaje: un cuervo que habla. El cuervo sustenta la teoría de que la humanidad se divide, a rajatabla, en dos parcelas: la que habitan los pajarracos y la que alberga a los pajaritos. Para demostrarlo, les cuenta una fábula de los tiempos de Francisco de Asís, la historia tragicómica de dos franciscanos que convencen a las aves rapaces y los gorriones de la necesidad del amor mutuo… hasta que las aves rapaces tienen hambre y se comen a los gorriones.

    Comentario

    Junto a El evangelio según San Mateo, está es la otra gran película de Pier Paolo Pasolini, una fábula con forma de cuento moral que se adelantó al famoso compromiso histórico italiano, en torno a como unir catolicismo y marxismo. La película es un recorrido que hacen un padre y su hijo por los caminos italianos, a los que se les une un cuervo parlanchín que da su opinión de todo. Entre los personajes que se van encontrando está San Francisco de Asís, personaje por el que Pasolini, marxista convencido, sentía una profunda admiración. Las exhortaciones que Pasolini pone en boca del Santo, son las mismas que el Papa Pablo VI pronunció en el Congreso General de las Naciones Unidas meses antes de que se rodase esta película. El filme contiene también sus guiños cinéfilos, pues el personaje que interpreta Totó, tiene bastantes reminiscencias de Charlot, la genial creación de Charles Chaplin.