PADRE PADRONE

    16

    En Siligo, pueblo de pastores de Cerdeña, el joven Gavino (Fabrizio Forte) es inscrito en la escuela conforme a la ley pero solo asiste a clase los primeros días. Su padre (Omero Antonutti), entrando violentamente en el aula y tras una discusión, se lleva a su hijo. Gavino, con seis años, deberá cuidar de las ovejas mientras su padre labra el campo, para ayudar al sustento familiar y evitar que los hermanos menores mueran de hambre. Hasta los 20 años, Gavino (Severio Marconi) vive solo, aislado y mudo. Pero bastará el ritmo de un acordeón para que la necesidad de comunicación emerja en toda su violencia. Gavino quiere tocar ese instrumento por lo que falta a la obediencia, engañando a su padre y amo, rompiendo el cerco que le atenaza. Pero el padre emplea un nuevo tipo de violencia, no bárbara sino envolvente, el mito de la riqueza. Senastiano (Stanko Molnar), un pastor más rico, muere víctima de una vendetta. El padre de Gavino, que se encarga de la venta de sus bienes, consigue quedarse con el olivar del muerto. El olivar podrá hacerles ricos a él, a Gavino y a todo el clan.