ORO EN BARRAS (1951)

    Titulo original: The Lavender Hill Mob
    Año: 1951 (Reposición)
    País: Gran Bretaña
    Duración: 78 min.
    Dirección: Charles Crichton
    Guión: Tibby E. B. Clarke
    Música: George Auric

    Intérpretes

    Alec Guinness, Stanley Holloway, Sidney James, Alfie Bass, Marjorie Fielding, Eddie Martin, John Salew, Ronald Adam, Arthur Hambling, Gibb McLaughlin, John Gregson, Clive Morton, Sydney Tafler, Marie Burke, Audrey Hepburn, William Fox, Michael Trubshawe, Ann Hefferman, Jacques B. Brunius, Eugene Deckers y Paul Demel.

    Premios

    Oscar al Mejor Guión. Nominada al Oscar al Mejor Actor Protagonista (Alec Guinness Premio Bafta de la Academia de Cine Británico a la Mejor Película.
    Seleccionada para la competición del Festival Internacional de Cine de Venecia

    Sinopsis

    La historia de unos lingotes de oro que son trasladados al Banco de Inglaterra. Henry Holland (Alec Guinness) es el empleado encargado de su custodia quién, tras hablar con el comerciante de souvenirs Pendlebury (Stanley Holloway), concibe la maquiavélica idea de apoderarse de los lingotes de manera original y sin correr ningún riesgo. Van a transformarlos, después de apoderarse de ellos, en pequeñas reproducciones de la torre Eiffel y enviarlas a Francia sin levantar sospechas para posteriormente, allí disponer de ellas. Dispuestos al plan, Holland y Pendlebury consiguen reclutar a sus órdenes a dos maleantes para que les ayuden en la operación. Cuando en cargamento ha llegado a París, descubren que algunas de las figuritas han desaparecido porque ya han sido vendidas.

    Comentario

    Una de las obras maestras de Charles Crichton ("Los apuros de un pequeño tren", "Un pez llamado Wanda") y cumbre de la comedia británica de los estudios Ealing. La película, una entrañable visión de la sociedad británica de posguerra a través de un descabellado intento de apoderarse del oro del Banco de Inglaterra, consagró mundialmente a Alec Guinness y ofreció su primera oportunidad en una película Audrey Hepburn, con un breve pero inolvidable personaje. Tibby Clarke, que firma el guión, ganó el Oscar por esta historia que nació en un principio como una continuación de "El faro azul", historia policiaca que había escrito, pero Clarke prefirió desarrollar una comedia llena de frescura y audacia.