ONG BAK

    Titulo original: Ong-bak: Muay Thai Warrior
    Año: 2003
    País: Tailandia
    Duración: 99 min.
    Dirección: Prachya Pinkaew.
    Guión: Suphachai Sittiaumponpan, según una historia de Prachya Pinkaew y Panna Rittikrai.
    Música: Richard Wells.

    Intérpretes

    Phanom Yeerum, Petchtai Wongkamlao, Pumwaree Yodkamol, Suchao Pongwilai, Chumphorn Thepphithak, Chatewut Watcharakhun, Wannakit Sirioput, Rungrawee Barijindakul, Chatthapong Pantanaunkul, Nudhapol Asavabhakhin, Pornpimol Chookanthong, Udom Chouncheun, Boonsri Yindee, Arirat Ratanakaitkosol, Woravit Tanochitsirikul y Chalongsak Sirimahasan.

    Sinopsis

    Ong Bak es una estatua legendaria de Buda que se encuentra en el Templo de Nong Pradu, en la Tailandia rural. Todos los habitantes que allí residen piensan que esa figura les protege de cualquier mal que les pueda acontecer. Un aciago día, un ladrón roba la cabeza del Buda dejando al pueblo totalmente desprotegido. Para recuperarla buscarán al guerrero Ting (Tony Jaa), un huérfano criado en el templo y alumno de Pra Kru (Woranard Tantipidok), un monje experto en el ancestral arte del May Thai: Las nueve armas corporales. Ting viajará hasta las peligrosas calles de Bangkok donde descubrirá que la cabeza de Ong-Bak está en posesión de Khom Tuan (Sukhaaw Pong-wilai), un gángster muy peligroso. Por el camino se encuentra con otro nativo de Nong Pradu, George (Petchthai Wongkanlao) y una joven trotamundos May Lek (Pumwaree Yodkamol).

    Comentario

    Aunque la filmografía tailandesa no es de las más conocidas, esta película es casi de culto para los amantes del género, cautivados por unas escenas de acción sin efectos especiales, todas en vivo y en directo, tras mucho tiempo de preparación, además de un montaje que se regodea con pases a cámara lenta de las mejores escenas. Apadrinada por el realizador francés Luc Besson, responsable de grandes éxitos de taquilla como El quinto elemento y Juana de Arco, entre otras, Ong Bak resultó ser un éxito de taquilla sin precedentes es su país, Tailandia, por su espectacularidad y sobre todo por su carismático protagonista, Tony Jaa. Está protagonizada por el que está llamado a ser el Bruce Lee del nuevo milenio: Tony Jaa quien hizo una breve aparición en Mortal Kombat: Annihilation de 1997 como doble y especialista en escenas de acción, pero fue en Ong-Bak en donde interpreta su primer papel protagonista. También para el director tailandés Prachya Pinkaew, que estudió arquitectura, esta es su primera película tras la realización de varios vídeos musicales. El filme conoció una secuela en 2005 también dirigida por Prachya Pinkaew.